Una subestación valorada en 5 millones transformará la energía de la incineradora

Evacuará a la red general la energía generada en la planta de valorización, capaz de satisfacer el consumo eléctrico de 45.000 hogares

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

Mientras las obras de la incineradora y la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) avanzan «según lo previsto», dicen fuentes forales, Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa (GHK) sigue dando pasos administrativos para ir dando forma al Complejo Medioambiental de Gipuzkoa. El 5 de septiembre aprobó el proyecto de construcción y explotación de las instalaciones de la segunda fase -una planta de valorización de escorias y otra de biometanización para el bioresiduo- y ahora saca a licitación el proyecto de instalación de una subestación transformadora de energía en los altos de Zubieta.

El contrato por el que ya pueden pujar las empresas incluye la redacción del proyecto de ejecución, la ingeniería, la dirección facultativa, la propia ejecución de las obras de construcción, la puesta en marcha y legalización de una subestación 132/30 kV, tal y como recoge el Boletín Oficial de Gipuzkoa. Las firmas interesadas tienen de plazo hasta el 22 de octubre para presentar sus ofertas, con un presupuesto base de 4,7 millones, sin IVA.

Más que por su cuantía económica, el proyecto cobra valor por su aportación cualitativa al conjunto de infraestructuras con las que el Gobierno foral quiere dar una solución definitiva al tratamiento de los residuos de Gipuzkoa dentro del territorio. Una de las misiones primordiales del Complejo será generar energía a través de la planta de valorización donde se incinerará la fracción resto, lo que requerirá una subestación transformadora para dar salida a dicha energía.

La instalación se ubicará en la parcela de las plantas de biometanización y escorias y será cedida a Iberdrola

La misión de la instalación será dar suministro eléctrico a las cuatro plantas que el Consorcio edificará en la zona, entre las que se incluye una incineradora capaz de quemar un máximo de 200.000 toneladas de desperdicios al año. La combustión de los residuos permite reducir su volumen y generar en el proceso energía eléctrica que la propia subestación evacuará a la red general.

La previsión es la de producir 160.000 megavatios hora por año, lo que equivale al consumo eléctrico de 45.000 hogares. Dicho de otro modo, lo que necesitan 120.000 guipuzcoanos. El indicador tiene doble lectura. Si bien es cierto que esta energía proporcionará una cantidad determinada de ingresos a la adjudicataria, el proyecto prevé un ahorro a Gipuzkoa por la reducción del precio «por la modificación de la curva de oferta del mercado eléctrico mayorista», por «la reducción de la importación de combustibles fósiles» para la generación eléctrica y por la reducción de costes asociados a la compra de derechos de emisión. Sumando los tres conceptos, el ahorro ascendería a unos 200.000 euros para el territorio.

La subestación se instalará en una parcela con unas dimensiones mínimas de 77x57 metros, dentro del polígono Eskuzaitzeta que albergará las plantas de biometanización y maduración de escorias. Según los pliegos de licitación, deberá ser cedida en el futuro a Iberdrola, que se responsabilizará de la operación y el mantenimiento.

Ponencia para el reciclaje

Por su parte, la Comisión de Medioambiente del Parlamento Vasco acordó ayer, a iniciativa de Elkarrekin Podemos, la creación de una ponencia que abordará la mejora del reciclaje en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. En dos meses, la Cámara creará una ponencia para estudiar medidas dirigidas a mejorar el reciclaje.

Más

Fotos

Vídeos