Sospechan que la muerte del vecino de Andoain hallado en el río Leitzaran fue accidental

José Antonio Ormazabal era una persona muy conocida y apreciada en Andoain./
José Antonio Ormazabal era una persona muy conocida y apreciada en Andoain.

La víctima era una persona conocida en la localidad y aficionada al deporte, con varias participaciones en la Behobia-San Sebastián

JAVIER PEÑALBA

Las primeras investigaciones dirigidas a averiguar las circunstancias que rodearon la muerte del vecino de Andoain hallado muerto el miércoles en un canal del río Leitzaran, apuntan a un accidente como principal causa de lo sucedido. La autopsia que el jueves se le practicó en el Instituto de Medicina Legal de San Sebastián confirmó las sospechas iniciales respecto a que la víctima no presentaba signos de violencia. El fallecimiento del andoaindarra ha causado consternación en la localidad, donde era conocido.

La víctima era José Antonio Ormazabal Etxaniz, de 68 años, domiciliado en la calle Plazaola de Andoain. Fuentes consultadas indicaron que la víctima, como habitualmente solía hacer, salió a pasear por un paraje del valle de Leitzaran, uno de cuyos accesos se encuentran muy cerca de su vivienda.

Fuentes cercanas al caso indicaron que la víctima acostumbraba a regresar «cuando empezaba ya a oscurecer. Por ello, cuando su esposa vio el miércoles que no regresaba, avisó a alguno de sus hijos y éstos denunciaron los hechos ante la Policía», indicó un vecino.

El cadáver fue hallado sobre las cinco y media de la tarde. Una persona que pasaba por la zona descubrió el cuerpo sin vida del hombre que permanecía en el canal de Laborde, situado en un paraje cercano al lugar que los vecinos de la zona conocen como las «mil escaleras».

Necesidad de buceadores

Los hechos fueron puestos en conocimiento del Centro de Coordinación de Emergencias mediante una llamada efectuada al 112. Al lugar acudieron inicialmente efectivos de la Ertzaintza y dadas las dificultades que entrañaba el rescate se reclamó la presencia de especialistas del Grupo de Buceo de la Policía vasca así como de los bomberos forales. Miembros de este cuerpo recuperaron el cadáver que permanecía sujeto en una especie de rejilla que impide la entrada de ramas, hojas y otros elementos en unas tuberías. En el lugar de los hechos se personó uno de los hijos del fallecido que reconoció el cuerpo.

Las diligencias hasta el momento practicadas conducen a los investigadores a sospechar que la víctima pudo sufrir un accidente y caer al canal. José Antonio Ormazabal conocía bien esa zona así como el valle en su conjunto. No en vano, su familia es del caserío Presaburu, considerado como el último de Andoain.

La víctima estaba casado y tenía tres hijos. Su fallecimiento ha causado pesar en la localidad, donde era una persona conocida y apreciada. «Era un gran deportista. Había disputado la Behobia-SanSebastián en varias ediciones así como otras pruebas pedestres de fondo como el maratón. También era un aficionado al ciclismo», indicó la misma fuente.

El funeral se oficiará este viernes, a partir de las seis y media, en la iglesia parroquial San Martín de Tours de la localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos