Un sorteo y 656 pisos turísticos

Más de una treintena de propietarios de viviendas en alquiler acudieron ayer a presenciar el sorteo en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Donostia./E. V.
Más de una treintena de propietarios de viviendas en alquiler acudieron ayer a presenciar el sorteo en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Donostia. / E. V.

El orden para revisar las licencias se estableció ayer

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

El panorama de los pisos turísticos de Donostia parece que se va despejando. Guste más o menos, la nueva ordenanza va encarrilando este modelo alojativo y ayer se superó uno de los trámites que más controversia han generado en los últimos meses: el sorteo que determina el orden de tramitación de las licencias de actividad. Un procedimiento que ha marcado una nueva línea de salida y que ayudará a los técnicos municipales a estudiar cada caso y establecer así un mapa definitivo de las viviendas destinadas a uso turístico que pueden operar en la ciudad.

La cita era al mediodía en el Salón de Plenos del Ayuntamiento donostiarra y allí se presentaron más de una treintena de propietarios que tienen inmuebles destinados al alquiler vacacional. Manifestaron su disconformidad sobre el procedimiento al entender que la manera «más justa y ecuánime» sería realizar un sorteo por portal en aquellos casos en los que hubiera más de una licencia solicitada.

672
Solicitudes de pisos turísticos.

El delegado de Urbanismo, Enrique Ramos, explicó antes de proceder al sorteo que a través de los distintos canales se han recibido 698 solicitudes de licencia: 26 de habitaciones destinadas al alquiler de turistas y 672 de pisos completos, que forman el listado definitivo.

Más concretamente, apuntó que de ese volumen total de viviendas, 16 han quedado excluidas por no cumplir con los requisitos exigidos -2 por estar en zona saturada, 13 por no cumplir con el perfil edificatorio y 1 porque ya estaba clausurada previamente- y 656 pisos han sido admitidos -548 situadas en zona B y 106 ubicadas en zona C-.

Por otro lado, Ramos expuso que 403 viviendas no tendrán problema alguno en seguir operando al haber sido las únicas del portal en solicitar la licencia para desempeñar esta actividad económica. Sin embargo, hay otros 269 inmuebles que están repartidos en 111 portales, por lo que en estos casos el orden de revisión de las licencias será fundamental.

El procedimiento del sorteo fue el mismo que en el de los toldos. Uno de los asistentes fue la mano inocente que pulsó la tecla e hizo que el piso que posee el número 654 fuera el que marcará el inicio de revisión. Su propietario estaba en la sala. Luis Cortés, el presidente de la Asociación de Anfitriones Basque Country, competía contra otros cinco pisos que hay en su bloque, pero tuvo suerte. Se mostró «contento» por la seguridad jurídica que empiezan a tener los propietarios, aunque criticó algunas cuestiones como la manera «aleatoria» de determinar las plantas en las que se puede operar. Algo más agitada se mostraba Isabel al insistir en que «lo verdaderamente equitativo hubiera sido un sorteo por portal». Una idea apoyada por Rocío, que con un piso en Gros que casi seguro deberá sacar del alquiler vacacional, criticaba además «la persecución a quienes hemos ido de legales desde el principio». Ramos, antes los reproches, recordó a los asistentes que el plazo para recurrir la nueva norma sigue abierto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos