Sonja Massimo: «Los psicólogos han hecho una gran labor con los padres de Gabriel»

Sonja Massimo, psicóloga./UNANUE
Sonja Massimo, psicóloga. / UNANUE
Sonja Massimo, Emergencias y Catástrofes del Colegio de Psicólogos de Gipuzkoa

«En la sociedad hay muchos psicópatas que están perfectamente integrados sobre los que nadie sospecha»

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

El caso del pequeño Gabriel ha conmocionado a toda la sociedad, que ha aplaudido además la actitud de los padres del pequeño desde su desaparición. Sonja Massimo, psicóloga experta en la intervención en situaciones traumáticas y coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes de Gipuzkoa, explica el proceso del duelo en situaciones en las que se produce una pérdida tan dramática.

- ¿Cómo se desarrolla el duelo de los familiares, especialmente de los padres, en una situación como la del pequeño Gabriel?

- El duelo es muy distinto para cada persona. Es un proceso normal, que implica su tiempo. Tanto los padres de Gabriel como sus familiares han empezado ese proceso, y poco a poco irán deshaciéndose de los vínculos con el pequeño Gabriel hasta llegar a aceptar su pérdida. No obstante, en este caso el tipo de muerte influye mucho, porque es un asesinato, y también será muy importante que esa familia acepte que las cosas ocurren y que no están bajo nuestro control, porque la aparición del sentimiento de culpa es muy común.

- En este caso la pérdida ha ido precedida de muchos días de angustia por su desaparición.

- Una desaparición es una situación muy traumática muy difícil de gestionar donde el equilibrio de las familias se rompe. Esos padres han estado sometidos a un altísimo nivel de estrés durante la búsqueda de su hijo y esas emociones tan intensas irán remitiendo con el paso de los días. Por suerte, ellos han podido comenzar su duelo, porque en los casos de las personas que no aparecen el duelo nunca acaba. Cuando aparece el cuerpo, como en este caso, se pasa muchísimo dolor, pero por lo menos se puede comenzar a pasar a la siguiente fase.

- ¿Es posible superar el asesinato de un hijo?

- Considero que el término superación es relativo, porque para nosotros supondría la reorganización de sus vidas y la reincorporación de la ilusión de vivir. El duelo por la muerte de un hijo no acaba nunca, porque es un hecho antinatural, aunque va remitiendo su intensidad. Además en este caso el tipo de muerte es un agravante, porque hablamos de un asesinato, provocado además por una persona cercana a la familia.

- ¿Ese hecho hace más complicado asumir la situación? ¿Podría el padre sentir culpabilidad por tratarse de su pareja?

- Es un hecho que genera un tremendo 'shock', porque sentirse traicionado por una persona de confianza es especialmente doloroso. Los padres se habrán hecho muchas preguntas y habrá surgido en ellos el sentimiento de culpabilidad y el fenómeno de querer deshacer: 'si no le hubiese dejado salir, si no hubiese tenido esta pareja'. Todos tendrán este tipo de sentimientos, pero el padre tiene además un doble duelo, el de su hijo y el de la pérdida de su pareja en circunstancias tan traumáticas.

«Las padres no sienten rabia, están en la fase de aceptación, pero eso no significa que olviden»

«El apoyo social es muy positivo, si las familias se sienten abandonadas, el sufrimiento es mayor»

- Hablando de la asesina. ¿Cómo evaluaría su personalidad?

- Probablemente esta persona sea una psicópata, aunque no tengo elementos suficientes para juzgarla, y aún no sabemos si ha sido un arrebato o algo premeditado. No obstante, en la sociedad hay muchos psicópatas que están perfectamente integrados y nadie sospecha de ellos, pueden ser incluso personas agradables.

- ¿Le han resultado llamativas las apariciones públicas habituales de los padres del pequeño y su atención a los medios de comunicación o la considera normal dada la repercusión del caso?

- Creo que es algo normal. Es muy positivo que hayan participado activamente en la búsqueda de su hijo para la propia gestión de su estrés, porque eso da una sensación de utilidad, de que han hecho todo lo posible por encontrar a su hijo. Hay que reconocer la labor del equipo de psicólogos que les ha dado apoyo desde el primer día. Han estado bien asesorados y eso se nota, de hecho todo el mundo ha quedado muy impresionado por cómo han atendido a los medios de comunicación y por cómo se han contenido emocionalmente.

- ¿Cómo valora la actitud de la madre pidiendo que no se dirija la rabia hacia la asesina de su hijo?

- En el duelo hay varias fases. La primera es la negación, que permite amortiguar el dolor ante la noticia inesperada, y la negación es sustituida después por la rabia y el resentimiento en una fase muy difícil de afrontar. La siguiente es la aceptación, donde se produce un cambio de visión y donde se pueden expresar los sentimientos con más tranquilidad. En el caso de los padres de Gabriel también se ve la labor de los profesionales que les están ayudando a recolocar todas esas emociones tan intensas, ya que ellos ya están en la fase de aceptación, con la ayuda de los psicólogos casi no han pasado por la fase de rabia. No obstante, me gustaría recalcar que no es lo mismo aceptar que olvidar, porque ellos nunca olvidarán a su hijo.

- ¿Cree que la implicación de toda la sociedad con el caso ha contribuido a aliviar en cierto modo el dolor de esa familia?

- Los psicólogos de emergencias lo consideramos una variable muy protectora. El entorno social condiciona mucho la elaboración del duelo, y el hecho de sentirse tan apoyados por la gente es muy positivo en estas situaciones. Es muy importante que los familiares no se sientan abandonados en su causa porque eso incrementaría su sufrimiento. En el caso de Gabriel toda la comunidad es víctima de su crimen, porque la sociedad ha quedado conmocionada y afectada por este hecho. Y no olvidemos que el caso no termina aquí, queda todo el proceso judicial en el que los padres necesitarán un acompañamiento psicológico continuo y una preparación especial para afrontar ese día.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos