Solo el 5% de las mujeres maltratadas retira la denuncia en Gipuzkoa, la cifra más baja

Solo el 5% de las mujeres maltratadas retira la denuncia en Gipuzkoa, la cifra más bajaGráfico

Los juzgados también marcan datos récord en el número de denuncias recibidas, 1.331 casos incoados el año pasado en el territorio

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

Las denuncias por maltrato hacia la mujer aumentan hasta cifras récord en Gipuzkoa y, aunque parezca contradictorio, hay que interpretarlo a la vez como una buena noticia y una pésima constatación. La batalla contra el grave problema de la violencia de género que se libra en los juzgados está empezando a destapar los casos que antes se quedaban en el ámbito privado y además, se está logrando que cada vez menos mujeres retiren la denuncia hacia su maltratador, una renuncia que suele acabar casi siempre con el caso archivado y, por lo tanto, con el acusado sin condena. Son dos de los pocos datos positivos del balance estadístico de 2017 ofrecido ayer por el Consejo General del Poder Judicial, plagado de cifras «inasumibles», que empiezan a retratar la verdadera envergadura de la violencia machista.

De la estadística sobre violencia de género siempre se ha dicho que tan solo representaba la punta del iceberg, y que otros muchos casos no se veían porque no llegaban a los juzgados. En los últimos cinco años se ha iniciado un repunte de denuncias hasta alcanzar en 2017 registros históricos en toda España. También en Gipuzkoa, donde el año pasado se interpusieron 1.331 denuncias, casi cuatro al día, lo que supone un incremento del 1,8% respecto al anterior ejercicio. En los últimos diez años, desde que se contabilizan los datos judiciales por territorios, el salto cuantitativo es aún mayor, del 28,2%. Pero ha sido en el último lustro cuando han empezado a aflorar las conductas machistas con mayor claridad. Los expertos señalan que no es que se produzcan más casos, sino que se hacen más visibles. En 2013, en Gipuzkoa, 964 personas -no siempre es la víctima la que da el paso- denunciaron un caso de violencia de género, la cifra más baja de los registros, frente a las 1.331 del último ejercicio, un 38% más.

El territorio logra batir otro récord, también destacable, el de las mujeres que deciden retirar la denuncia y no continuar con el proceso judicial. En 2017 fueron solo 63 víctimas, lo que representa el 4,7% del total de denuncias incoadas, una de las cifras más bajas en toda España, donde la media se sitúa en el 10% de casos. Lejos quedan los años 2009 o 2010 cuando en el territorio se superaba con creces el 20% de renuncias al proceso judicial.

Más casos de menores

Pero no hay margen para la celebración, porque la estadística demuestra, por un lado o por otro, la enorme dimensión de un problema al que de momento no se ha conseguido poner remedio. Ahí están las 166.620 denuncias presentadas en los juzgados del Estado, la cifra anual más alta desde que se contabilizan los datos, por encima de los anteriores máximos en 2008 y 2016, cuando se superaron las 142.000 denuncias. O el preocupante incremento en el número de menores enjuiciados por casos de maltrato.

La mayor concienciación ha hecho que las denuncias presentadas lleguen a máximos

Es uno de los pocos datos positivos de un balance que sigue presentando cifras «inasumibles»

El número de menores enjuiciados ha crecido un 48% en el último año en los juzgados españoles

«Sigue creciendo no solo el número de víctimas sino también el de menores enjuiciados por la comisión de delitos de violencia de género», remarcó ayer la presidenta del Observatorio contra la violencia de género del Consejo General del Poder Judicial, Ángeles Carmona. En el conjunto de España, los juzgados de menores enjuiciaron a 266 menores de edad, cifra superior a los 179 del anterior ejercicio. En Euskadi, la evolución en el último año es positiva, pues se pasa de los 13 casos en 2016 a los 10 en 2017, pero si se abre el prisma también se constata un aumento de casos con menores implicados, ya que en 2011 eran solo 4. «Me preocupa que persistan todavía actitudes de violencia machista en nuestros jóvenes, que debieran ejemplificar mejor que cualquier otro segmento social los valores de igualdad, respeto y libertad», dijo Carmona que, sin embargo, quiso terminar el balance con «una puerta abierta a la esperanza» y aludió al Pacto de Estado contra la violencia de género firmado el año pasado, «sin duda, uno de los hitos más importantes acaecidos desde la aprobación en 2004 de la Ley integral». Remarcado este reconocimiento, desde el Observatorio confían ahora en que «los efectos positivos -del pacto- se dejen sentir cuanto antes en la prevención, en la protección y en la asistencia a las víctimas». El año pasado, se solicitaron 44.106 órdenes de protección a nivel estatal, de las cuales el 73% fueron aceptadas y el resto, denegadas. En la mitad de los casos, la relación de pareja se mantenía en el momento de haber pedido la medida.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos