Los sindicatos sacan músculo y amenazan con más huelgas en Educación

Manifestación ante la sede de Educación./S. SANTOS
Manifestación ante la sede de Educación. / S. SANTOS

El éxito de la convocatoria de ayer vació muchas aulas en todo Euskadi

T. FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Los sindicatos consiguieron paralizar ayer gran parte de las escuelas e institutos públicos porque sus trabajadores se sumaron a la huelga convocada por todos los sindicatos con representación en el sector -ELA, LAB, Steilas, UGT y CC OO- para reivindicar «el fin de las políticas de recorte, la mejora de las condiciones laborales y una educación pública que tenga como meta el desarrollo integral de las personas y de la sociedad».

La incidencia del paro, alque estaban convocados 30.000 trabajadores, fue distinta según las comarcas y donde menos se notó, aunque también complicó la jornada escolar, fue en las tres capitales. Por territorios fue similar, aunque en Álava el seguimiento fue algo superior. Los datos ofrecidos por las centrales reflejaban que el 75% de los trabajadores había secundado la huelga, mientras que desde el Departamento de Educación situaba el seguimiento en el 57,67%, con información recabada por el servicio de Inspección en el 96% de los centros. A las manifestaciones en Donostia, Bilbao y Vitoria acudieron miles de personas.

Las cifras

75
por ciento
75
de los trabajadores secundaron la huelga según los sindicatos ELA, LAB, Steilas, UGT y CC OO.
57,67
por ciento
57,67
es el dato recabado por el Departamento de Educación de los empleados que ayer no acudieron a su puesto de trabajo.

Respecto al número de alumnos afectados, de los 300.000 que acuden a los centros públicos, resultaba más complejo dar un porcentaje exacto porque aunque bastantes fueron a la escuela, algunas de las clases se vieron afectadas por la ausencia del profesor o del tutor.

«Las movilizaciones obligan al Gobierno Vasco a poner en la mesa contenidos para negociar» Xabier Irastorza | ELA

«Euskadi está a la cola de Europa y del Estado en cuanto a la inversión en Educación» Ana Pérez | Steilas

«Lo que no va a mejor, inevitablemente va a peor. El tiempo se está acabando» Aitor Nuñez | LAB

«La huelga es una demostración de fuerza ante una consejería que se niega a dialogar» Pablo García de Vicuña |CC OO

«Uno de cada cuatro euros de los Presupuestos vascos se destinan a Educación» Josu Erkoreka | Gobierno Vasco

«Es vergonzoso que los trabajadores tengamos que defender una educación de calidad» Arantza Agote | UGT

Los sindicatos nacionalistas, que fueron los primeros en convocar la huelga, calificaron de «excepcional» la respuesta de los trabajadores. Demuestra, según comentó Xabier Irastorza, responsable de Enseñanza de ELA, que «el sector se está hartando» y está pidiendo «responsabilidad» al Gobierno Vasco ante la «gravedad» de la situación. Por sectores, los sindicatos señalaron que donde mayor incidencia tuvo la huelga fue en las haurreskolas, con un 90% de participación, seguido de los profesionales de educación especial (85%), limpieza y cocina (80%) y docentes (75%).

Seguimiento en Gipuzkoa

Dentro del territorio guipuzcoano fue en Donostia donde más irregular resultó el seguimiento, aunque en Infantil el paro fue prácticamente total. Por contra, los institutos estuvieron abiertos, aunque se suspendieron algunas clases.

Por ejemplo, en el centro Samaniego Herri Ikastetxea de Tolosa, el 95% del profesorado secundó la huelga, el 43% del servicio de cocina, y el 100% de los educadores técnicos en Educación Especial. En Arrasate la huelga fue total en los centros de Infantil (Musakola y Bedoñabe), Primaria (Erguin) y Secundaria (Instituto) y sólo en Bachillerato se dieron algunas pocas clases que impartieron el 17% de sus 74 profesores que no secundaron la huelga, informó .

Azpeitia fue otro de los municipios donde el seguimiento fue desigual. El profesorado de Karmelo Etxegarai Azpeitiko Ikastola secundó el paro en un 88,6% mientras que los cocineros lo hicieron en un 50%. En lo que se refiere a los docentes de Educación Especial, un 66,6 % de maestros se adhirieron a la huelga. No fue el caso de Urola Ikastola, cuyos alumnos acudieron con normalidad a clase si bien un 35% del profesorado se unió a la protesta, informó .

Como en el resto del territorio, la huelga se dejó sentir en Irun especialmente en los centros de Infantil y Primaria de la ciudad donde el profesorado secundó la convocatoria en cifras superiores al 70% en todos los casos, y en algunos colegios alcanzaron el 87% (Txingudi Ikastola), el 89% (Dunboa) o incluso el 97% (Ela-tzeta). Más irregular fue el seguimiento del paro en los institutos de Secundaria con una media cercana al 50%, informó .

Para Xabier Irastorza, el hecho de que más del 75% de los trabajadores de los 650 centros de enseñanza no universitaria que son públicos se sumara a la huelga, obliga al Gobierno Vasco a responder a sus reivindicaciones «poniendo en la mesa contenidos suficientes para negociar» porque de lo contrario, advirtió, «nos van a obligar a seguir con las huelgas y las movilizaciones». Un planteamiento similar realizó el responsable de Acción Sindical de LAB Irakaskuntza, Aitor Nuñez, que advirtió al Gobierno Vasco de que «lo que no va a mejor, inevitablemente va a peor». Además, mostró su queja porque en los últimos tres meses no habían recibido y recordó a la Administración «que el tiempo se está terminando».

La representante de Steilas Ana Pérez denunció que «Euskadi está a la cola de Europa y del Estado español en cuanto a la inversión en Educación. La media europea es del 5% del PIB y aquí estamos en un 3,6%».

Desde Comisiones Obreras, Pablo García de Vicuña, dijo que la respuesta del sector a la convocatoria del paro es «una demostración de fuerza ante una consejería que se niega a tener una oportunidad de dialogar con las organizaciones sindicales».

Por su parte, la responsable de Servicios Públicos de UGT-Euskadi, Arantza Agote, comentó que «es vergonzoso que sean los trabajadores de la educación pública los que tengamos que defender una educación de calidad para el futuro de nuestros hijos».

Condiciones aceptables

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, afirmó, ante la huelga en la enseñanza pública no universitaria, que las condiciones laborales del personal de educación pública en Euskadi son «más que aceptables» y «manifiestamente mejores» que las del entorno, pero indicó que el Ejecutivo autónomo está dispuestos a «mantener una interlocución» con los sindicatos sobre sus reivindicaciones. Asimismo, aseguró que hay «datos elocuentes» reflejados en los Presupuestos que «afianzan el compromiso» del Gobierno Vasco con la educación pública. En este sentido, manifestó que nadie puede poner en cuestión que «uno de cada cuatro euros del Presupuesto se destina a Educación».

Además, precisó que, de los 13.500 puestos que integran las OPEs que el Gobierno contempla para esta legislatura, más de 5.000 están destinados a Educación. «Prácticamente, el 40% del empleo público que abrirá el Gobierno durante la legislatura, está destinado a educación», agregó. Erkoreka añadió que el presupuesto de Educación se ha incrementado «año tras año» desde 2013 y el previsto para 2018 es 50,1 millones superior al previsto para 2017. Además, apuntó que en 2018 se invertirán 64 millones para mejoras en infraestructuras en educación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos