Los seguidores de Dolores Redondo se dejan notar en Baztan

Una de las visitas guiadas durante estos días. / A. D. C.
Una de las visitas guiadas durante estos días. / A. D. C.

El valle de las andanzas de la inspectora Salazar vuelve a colgar el cartel de completo durante estos días festivos

ALICIA DEL CASTILLO ELIZONDO.

Cinco años después de la publicación de 'El guardián invisible' de Dolores Redondo, el primero de sus libros de la Trilogía de Baztan, los visitantes siguen acudiendo al Valle atraídos por la historia de la inspectora Amaia Salazar. Y eso se nota, sobre todo, en las visitas literarias guiadas en las que se visitan los lugares donde transcurre la acción de los libros. Esta Semana Santa se ofertaban ocho visitas y en todas ellas se ha cubierto el número de plazas. «Siguen demandando realizar las visitas y por eso es necesario llamar con antelación», explican los promotores. En la pastelería Malkorra siguen vendiendo la torta de Txantxigorri que tuvieron que empezar a elaborar después de que los lectores la demandaran. No hay que olvidar que hace apenas un año se estrenó en los cines la película del primero de los libros y que este mismo año está previsto el rodaje de las dos siguientes. En Baztan parece que todavía los efectos de los libros, traducidos a más de 20 idiomas, van a continuar. Antes de la Trilogía, la Semana Santa también era temporada alta en el Valle, con una ocupación de los alojamientos del 100% que se ha repetido este año y que se traduce en calles abarrotadas y algún problema para encontrar plazas en restaurantes a última hora.

En la cercana Zugarramurdi, al menos hasta las pasadas Navidades, el efecto de la película 'Las Brujas de Zugarramurdi' de Alex de la Iglesia, también se seguía notando. «Para saber si esta Semana Santa continúa el tirón tenemos que esperar unos días, hasta conocer todos los datos de los que han pasado por aquí», explican desde el Museo y la Cueva.

El fenómeno no solo ocurre en el País Vasco. La Ribeira Sacra siente el efecto también de Dolores Redondo. La gente busca visitar una bodega con vistas al río, recorrer el Miño y los cañones del Sil en barco y ver de la que se habla en 'Todo esto te daré'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos