Santo Tomás no espera al día 21 y adelanta su celebración

Pasaia. La plaza Santiago acogió una docena de puestos de artesanos y productores, animales, y una doble actuación da bailes./VIÑAS
Pasaia. La plaza Santiago acogió una docena de puestos de artesanos y productores, animales, y una doble actuación da bailes. / VIÑAS

Pasaia, Lezo, Legazpi y Usurbil aprovecharon el domingo para disfrutar de la feria en distintas versiones

DVSAN SEBASTIÁN.

La fiesta de Santo Tomás volverá a transformar este jueves 21 de diciembre las calles del centro y de la parte vieja de San Sebastián. Dos centenares de puestos (52 de ellos de txistorra) se repartirán por los ocho escenarios tradicionales: Plaza de Gipuzkoa, de la Constitución, Sarriegi, Oquendo, Zuloaga, Boulevard y calles Elcano y Churruca. No faltarán los animales, con especial protagonismo de la cerda Úrsula que estará instalada en la plaza de la Constitución, los talleres y juegos para niños, bertsolaris, deporte y música variada. Además, se celebrarán varios concursos; a los habituales de frutas y verduras, productores de txistorra y de puesto mejor decorado, este año se le sumará, por primera vez, el que premiará el mejor traje de baserritarra.

Y Donostia no será la única que celebrará Santo Tomás el jueves. La fiesta también se vive con intensidad en otras localidades del territorio como Azpeitia, Irun, Hondarribia, Urnieta, Lasarte-Oria y Errenteria. Sin embargo, en otros lugares no han querido esperar tanto y han celebrado la festividad con antelación aprovechando el fin de semana. El sábado ya lo hicieron, por ejemplo, en Mutriku, Getaria y en algunos distritos de Pasaia. Y ayer también se extendió el aroma a txistorra por otros rincones.

A orillas del mar celebraron ayer los vecinos de su tradicional feria de Santo Tomás, informa Una docena de puestos de artesanos y productores agrícolas y ganaderos compartieron protagonismo en la plaza Santiago, donde se pusieron a la venta tartas caseras, bastones, cosméticos naturales y complementos, entre otros artículos. El corazón del casco antiguo fue escenario, además, de una doble actuación. Primero, la de los alumnos de Pasaia Lezo Lizeoa, que entonaron canciones navideñas. A continuación, la de los dantzaris de Lintxua, que sorprendieron con nuevas coreografías.

El concurso de espantapájaros es una de las señas de identidad de Santo Tomás en Lezo

Alumnos del colegio Domingo Agirre y del instituto Olazabal preparan la feria en Legazpi

En Usurbil la sidra local y las alubias comparten protagonismo con la txistorra

Los momentos más emotivos se vivieron durante los homenajes que los organizadores, los integrantes de Itsas Mendi Elkartea y otras entidades locales, brindaron a dos sanjuandarras muy queridos. Se trataba de Florentino Legorburu, fallecido recientemente, y Ana Mari Iriarte, del caserío Puskazarreta, quien ha decidido retirarse tras muchos años participando en este festejo.

No faltaron los talos con txistorra que este año, como novedad, se prepararon en los bajos de la antigua casa consistorial. Centenares de personas disfrutaron de ellos en la antesala de la Navidad. Ni siquiera la lluvia, que a mediodía hizo acto de presencia, logró empañar unos festejos que contaron con gran número de visitantes. Algunos de ellos disfrutaron contemplando a Arantza Sistiago realizar encaje de bolillos. Otros adquirieron labores confeccionadas en tela por Asun Puy y por Maridomingi, creadora de una simpática muñeca de tela inspirada en Frida Kahlo. Joxean Campano y su hijo, Joseba, asaban, con la ayuda de José Ramón Sistiaga 'Kaxero', castañas mientras las trikitilaris ponían banda sonora las celebraciones que se prolongaron hasta bien entrada la tarde.

En , la Plaza Saldise acogió durante todo el día una nueva edición de la feria de Santo Tomás que como otros años volvió a resultar multitudinaria y en la que no faltó ninguno de los alicientes habituales, como el concurso de espantapájaros que este año reunió a media docena de ellos, informa .

El protagonista principal volvió a ser el cerdo, bien arropado por un nutrido número de ovejas y un carnero. Junto a ellos no faltó la habitual venta de productos artesanales, en la que como curiosidad se pudo adquirir hasta pan casero riojano. Hubo también baile de muxikos, que comenzaron en la parte descubierta de la plaza, pero que debido a la lluvia se tuvieron que trasladar bajo la cubierta, y también se vendieron productos de los distintos caseríos de Lezo y se mostraron otros de la huerta del Lizeo Pasaia- Lezo.

Pero lógicamente la txistorra, bien en bocadillo, pintxo, o servida envuelta en el talo, volvió a ser el alimento más consumido por los animosos lezoarras.

En , la feria de Santo Tomás montada por el colegio Domingo Agirre y el instituto Olazabal hizo las delicias de niños y mayores, en el centro de la localidad, informa . La fiesta, en la que participa toda la comunidad escolar, desde alumnos y profesores, hasta padres, madres y abuelos, estuvo protagonizada por los productos del caserío. Mientras unos se arremangaban para participar en los txokos de elaboración de queso, cestas, abarcas, talos, pastas artesanas y castañas asadas en un 'danbolin', otros extendían una gran exposición de verduras, hortalizas, herramientas agrícolas y jabones naturales. Los más pequeños tuvieron la oportunidad de dar un paseo por la plaza en un carro tirado por un burro, mientras que los estudiantes de cuarto de la ESO ponían a la venta una apetecible variedad de productos caseros a fin de recaudar fondos para su viaje de estudios. El sorteo de un vale de productos del cerdo a canjear en una carnicería local sustituía a la antes tradicional rifa de este animal, poniendo el broche a una formidable mañana de ambiente navideño.

también celebró la tradicional feria de Santo Tomas organizada por Noaua! Kultur Elkartea, informa . Otro año más los usurbildarras que se acercaron pudieron probar las sidras elaboradas por 16 productores locales, combinando con la txistorra y el talo en una mañana fría. Los concursos de alubia y sidra acapararon la mayor atención de la feria de Santo Tomás, pero la oferta fue mayor. Hubo diferentes puestos con productos locales como huevos y postres, productos cárnicos procedentes del cerdo, flores...

Diferentes ofertas que volvieron a satisfacer a los vecinos de estas localidades que, atraídos por el rico olor de la sabrosa y jugosa txistorra, se dejaron notar en esta feria anticipada que sirve de antesala a la Navidad y que prepara los estómagos para lo que aún está por llegar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos