El salvavidas para el Mediterráneo, a punto de zarpar

El salvavidas para el Mediterráneo, a punto de zarpar

Salvamento Marítimo Humanitario está a punto de conseguir los 250.000 euros que necesitaba para fletar un barco de rescate y ponerse rumbo al canal de Lampedusa

AMAIA CHICO

El salvavidas guipuzcoano para el Mediterráneo va a poder zarpar y salvar vidas. La ONG Salvamento Marítimo Humanitario está a punto de conseguir los 250.000 euros que necesitaba para fletar un barco de rescate y ponerse rumbo al canal de Lampedusa donde cada día se siguen jugando la vida miles de migrantes en busca de un futuro en Europa. “Todos los días hay partes de recogida de los barcos que están allí de miles de refugiados, hasta 5.000 en un día”, clama Iñigo Gutiérrez, uno de los responsables de la organización zarauztarra, que confirma con satisfacción que partirán “seguro” lo antes posible, “a más tardar el 15 de septiembre”.

La campaña de crowfunding que SMH y Proem-Aid, la ONG sevillana con la que comparten este proyecto, lanzaron el pasado mes de mayo no ha dado el resultado esperado. Han sido “pequeñas aportaciones” individuales, igual de importantes, pero insuficientes para que la expedición pudiera salir al rescate de personas. Pero el pasado martes, las cosas cambiaron. El Gobierno Vasco aprobó en consejo de gobierno una ayuda de 150.000 euros que fueron determinantes. Ese día “se hizo realidad” el objetivo, y el anhelo de estos voluntarios, que ahora se afanan en buscar un barco que se ajuste a las características exigidas para el rescate y poner rumbo cuanto antes hacia una zona cero, donde solo en los últimos dos días se han salvado a más de 5.000 personas. En lo que va de año, ya son 90.000 los refugiados rescatados en este “corredor marítimo de la muerte” y conducidos a puertos de Italia, un 20% más de los registrados en el primer semestre el pasado año.

“La zona está desbordada”, asegura Iñigo, que agradece la ayuda institucional no solo del Gobierno Vasco, sino también de las Juntas Generales de Gipuzkoa, que ha aportado 8.000 euros; del Ayuntamiento de Errenteria, otros 4.000; y “está pendiente de confirmar una ayuda de 15.000 del Ayuntamiento de San Sebastián”. Con ese montante, más las pequeñas donaciones de personas individuales, y la campaña de huchas “o botes salvavidas” que han colocado en establecimientos de Euskadi, Cataluña, Andalucía o Galicia, están a poco más de 4.000 euros para alcanzar el objetivo que se marcaron. Pero ya no hay marcha atrás, la salida de la expedición de salvamento es “definitiva”. “Nuestras manos podrán ayudar en el Mediterráneo a todas las personas en peligro”, se congratularon también desde Proem-Aid.

Ahora, explica Iñigo, están buscando un barco adecuado para la misión, con “unas características técnicas que permita” el rescate de las personas en alta mar. “Estamos en conversaciones con dos ONG alemanas, porque una tiene un barco disponible, y quizás realicemos un operativo conjunto”, indica.

De momento, no han puesto fecha de salida. Pero puede ser agosto o “como máximo el 15 de septiembre”, época en la que todavía será continuo el tráfico de embarcaciones desde las costas libias para alcanzar Europa.

Visados

El Ejecutivo vasco enmarcó su aportación en su estrategia marco para responder a la crisis migratoria. Y, en concreto, al “compromiso activo” que promete mantener con “situaciones que requieren implicación humanitaria de urgencia”. Y las miles de personas que cada día se juegan la vida, sobre todo en estos meses de verano, es una emergencia de primer orden, que sigue sin obtener la atención debida de los países europeos.

Euskadi ha trasladado esta semana también en Bruselas su propuesta de impulsar visados humanitarios para que las personas migrantes eviten jugarse la vida en el mar, sorteen a las mafias y puedan alcanzar Europa en condiciones de seguridad.

Fotos

Vídeos