Saldar la deuda financiera de los swaps de la incineradora costaría hoy 64,3 millones

Representantes de las mancomunidades y la Diputación en una asamblea de GHK.
Representantes de las mancomunidades y la Diputación en una asamblea de GHK. / LUSA

El Tribunal Vasco de Cuentas sostiene que los costes finales dependerán «de las decisiones que se adopten o de los acuerdos que se puedan alcanzar»

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

No resulta fácil cuantificar lo que acabará costando a Gipuzkoa la cobertura del interés de aquel crédito contratado en 2011 que luego no fue utilizado al quedar paralizado el proyecto que iba a financiar, es decir, la incineradora. Sí será difícil concretar a cuánto ascenderá la factura de los llamados swaps, que el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas ha determinado que "no ha podido concluir sobre la razonabilidad del pasivo registrado por derivados financieros".

Sin embargo, en el informe de fiscalización del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa y su sociedad instrumental GHK, del ejercicio 2015, el órgano vasco da por buenas las cifras de la auditoría que revelaba que saldar ahora la deuda adquirida con los bancos por aquel producto financiero costaría 64,3 millones de euros. Sería "el valor libre de riesgo". El que no dependería de fluctuaciones de tipos de interés. "El importe que resultaría en caso de liquidación".

Ahora bien, esas auditorías -elaboradas por Deloitte para GHK- hacían la estimación de que continuando con el actual ritmo de las cuotas mensuales -unos 600.000 euros aproximadamente, dependiendo del momento-, la deuda total se elevaría a 46,6 millones de euros: 5,2 millones a corto plazo y 41,1 a largo. En este sentido, el Tribunal de Cuentas advierte de que habrá que tener en cuenta "que los costes finales dependerán de las decisiones que se adopten o de los acuerdos que, en su caso, se puedan alcanzar entre las partes".

La auditoría de GHK revela que siguiendo con las mensualidades del swap faltan por pagar 46 millones

La expresidenta de GHK alega que no hay razón para no recurrir al TS el pago del seguro financiero

Reconoce así la posible existencia de distintas alternativas para afrontar el pago de los swaps. Seguir abonando las mensualidades es una de ellas, aunque caben más. La liquidación sería otra. Y, como calle del medio, la negociación entre los gestores del Consorcio de Residuos y las entidades bancarias que concedieron el crédito. Ésta última posibilidad no se ha explorado todavía, según fuentes forales.

El órgano fiscalizador vasco también llama la atención en su informe sobre el hecho de que "si GHK no pudiera hacer frente a sus obligaciones, el Consorcio de Residuos -formado por Diputación y las ocho mancomunidades del territorio- se obliga a adoptar las medidas oportunas para restablecer la situación financiero-patrimonial" de la sociedad foral.

De una manera u otra, lo que está claro es que habrá que pagar. El 9 de marzo la sección tercera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa desestimó el recurso de apelación que había interpuesto en enero de 2015 la dirección de GHK, en manos de EH Bildu, para tratar de dejar sin efecto aquel contrato. Después, la propia asamblea decidió -con los votos en contra de la formación soberanista- no continuar con la vía judicial y no recurrir al Tribunal Supremo.

El Tribunal Vasco de Cuentas recoge al respecto la alegación de la expresidenta del Consorcio, Ainhoa Intxaurrandieta. Señala que "con la decisión de no recurrir no se están defendiendo los intereses de GHK, y que con una prosperabilidad superior al 2% habría merecido la pena asumir el riesgo de confirmar la desestimación en el Tribunal Supremo (TS). No existe informe alguno que justifique que la prosperabilidad del recurso ante el TS sea inferior al 2%".

El informe censura, por su parte, que GHK no presentara presupuestos en los ejercicios de 2013, 2014 y 2015, los ejercicios posteriores a la paralización de la incinerdora.

Fotos

Vídeos