«Llevamos tiempo pidiendo que la parada se traslade al polígono»

El autobús atravesó la verja que protege la zona del parque de Laskibar, mientras el camión quedó ardiendo sobre la carretera paralela a la N-1. Los heridos fueron atendidos sobre el césped y los más graves fueron después trasladados a diferentes centros hospitalarios. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La marquesina está ubicada en plena N-1, junto al arcén, y para llegar a ella hay que atravesar una carretera de dos carriles

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

«Esto tenía que pasar». Así de rotundos se muestran los usuarios de la línea de autobús Donostia-Tolosa. Uno de sus vehículos fue ayer arrollado por un camión cuando se encontraba estacionado en la parada situada a la altura del término municipal de Irura, junto al polígono industrial de Katategi, causando un accidente que dejó diecisiete heridos. Y originó un espectacular incendio. Según el último parte médico facilitado este mediodía, solo una mujer queda ingresada en planta en el Hospital Universitario Donostia como consencuencia del traumatismo costal sufrido, otras dos personas que están en observación serán dadas de alta a lo largo de la jornada.

Los trabajadores de las empresas del polígono y los vecinos del barrio de Laskibar llevan tiempo denunciando la mala ubicación de la parada de autobús de la que se apean cada día. Ayer, tras el accidente, algunos de ellos se encontraban en el restaurante Loatzo, situado apenas a unos metros del lugar del suceso. «La gente me dice que esta parada está muy mal ahí, que esto iba a acabar pasando algún día», señalaba el responsable del establecimiento.

La marquesina está situada en el mismo arcén de la N-1, y para acceder a la zona urbanizada se debe cruzar un paso de peatones que atraviesa la carretera interior del polígono, paralela a la vía principal. «Los trabajadores llevamos tiempo denunciando que esa parada era un peligro, y nadie entiende que habiendo otra alternativa no se haya trasladado el paso del autobús por dentro del polígono», comentaba el hostelero.

«Llevamos tiempo pidiendo que la parada se traslade al polígono», señalan los vecinos

Muchas personas reaccionaron en las redes sociales. «Pánico pasar por ahí a diario»

«Habrá que hablar de cómo solucionar esta mierda», escribió el portavoz de Tolosan Ahal Dugu

La magnitud del accidente fue tal que el humo generado por el camión incendiado se podía ver a kilómetros de distancia. Eso atrajo a numerosos vecinos, que se acercaron a la zona del suceso para poder ver en primera persona qué había ocurrido. «Lo que es raro es que esto no haya pasado antes. No es normal que en plena N-1 haya dos paradas de autobús, una en cada sentido», se quejaba uno de los testigos. Sin embargo, en el lado de la carretera con sentido Madrid, el arcén se ensancha en unos metros justo antes de llegar a la marquesina. «Lo que hace el autobús en ese lado es detenerse un poco antes de alcanzar la parada, porque tiene un espacio de unos metros y no se queda en mitad de la carretera, como sí ocurre en sentido Irun. Esa parada es bastante menos peligrosa», aseguran los vecinos.

Las redes sociales se llenaron también de mensajes que denunciaban la ubicación de esta parada de autobús de la línea que conecta Donostia con Tolosa. En Twitter se pudieron leer comentarios como «me parece de indignante que exista una parada en la recta de Irura en plena N-1, habiendo una vía paralela. Lo que tenia que pasar, pasó». Otro usuario también criticaba el lugar en el que se detiene este autobús, señalando: «¿Cómo puede haber paradas de bus en el arcén de la N-1 en año 2017? Tenía que pasar lo que ha pasado hoy en Irura». Otros describían el miedo que pasan los usuarios de esta línea cada día. «Pánico ir por ahí a diario», escribió otra persona en su cuenta.

Asimismo, rostros de la política guipuzcoana también opinaron sobre el suceso. Iñigo Cabieces, portavoz de Tolosan Ahal dugu y miembro de Podemos Euskadi, también se refirió a la polémica parada de autobús a través de su cuenta de Twitter. El tolosarra escribió: «Por ahora a centrarse en las personas heridas en el accidente a la altura de Irura. Mañana habrá que hablar de como solucionar esta mierda».

«Se oían petardazos»

En el restaurante Loatzo, situado en el Polígono Industrial Katategi, los testigos de los hechos iban relatando lo acontecido a las siete de la tarde de ayer. Al parecer, según contaron al responsable del bar, el autobús se encontraba estacionado en la parada para que se apearan los viajeros, cuando el camión, por razones que se desconocen, embistió al vehículo por detrás, provocando que este atravesara las vallas protectoras de la N-1 y la carretera contigua del polígono, hasta estamparse contra las rejas que protegen la zona del parque de Laskibar, arrollándolas. El bus quedó finalmente parado sobre el césped, sobre el que se atendió a los heridos.

«Dicen que el camionero no ha visto que el autobús estaba saliendo ya de la marquesina y que se lo ha llevado por delante», aseguró el hostelero. Tras el impacto el camión quedó volcado en la vía, donde se derramó toda su carga, compuesta por latas y botellas de cerveza y refrescos. «El camión se ha incendiado, y se han empezado a escuchar petardazos, creemos que era porque se estaban quemando los neumáticos y el depósito de gasolina», relataban algunos testigos.

Los heridos fueron atendidos por los servicios de emergencias trasladadas al lugar, que les realizaron las primeras atenciones sobre el césped del parque donde quedó estacionado el autobús. «La mayoría estaban bien, pero había dos o tres que parecían muy 'chungos'», afirmó uno de los vecinos, que añadió que «los sanitarios estaban un poco nerviosos con uno de los heridos, que al final se han llevado en ambulancia». El balance total de afectados por este accidente fue de diecisiete.

Fotos

Vídeos