Una roca con nombre revelador que casi nunca aflora

Pese a que Picachilla aparece en cartas náuticas y mapas de relieve del fondo marino de Donostia como los que utiliza Azti, esperar a que esta roca aflore en la superficie marina es como aguardar la salida de una ballena. Lo sabe bien Jesús María Alquézar, del Club Vasco de Camping, quien ha tratado de fotografiarla, aunque sin suerte. «Solo se ve el remolino de las olas alrededor», declara. No se ve, pero todos saben de su existencia por su fama. «Su nombre es la suma de dos palabras: corta la quilla. Da una idea del peligro que supone», indica Xabier Agote.

Fotos

Vídeos