Ricardo Peña deja la presidencia de la Autoridad Portuaria de Pasaia

Ricardo Peña, en dependencias de la Autoridad Portuaria/Arizmendi
Ricardo Peña, en dependencias de la Autoridad Portuaria / Arizmendi

Tras cinco ejercicios en el cargo y a sus 64 años, el jeltzale pone punto y final a su trayectoria profesional y se jubila

GAIZKA LASASan Sebastián

Ricardo Peña (Zumaia, 1954) dejará la presidencia de la Autoridad Portuaria de Pasaia (APP) en las próximas semanas. Tras cinco años en el cargo -entró en febrero de 2013 sustituyendo al socialista Lucio Hernando-, el gestor jeltzale elegido por el Gobierno Vasco para regir los destinos del puerto guipuzcoano deja el cargo «por motivos personales ligados a la jubilación», según explicó ayer a este periódico el propio Peña. A sus 64 años, pone punto final a una trayectoria profesional en la que ha sido conocido por sus doce años como alcalde de Zumaia y la última etapa al frente del puerto pasaitarra.

Le ha tocado gestionar una legislatura convulsa en la entidad portuaria, con un proceso penal abierto por las irregularidades detectadas en la construcción de la lonja de San Pedro. De hecho, Peña desvela que su intención era la de hacer coincidir su jubilación con las últimas elecciones autonómicas, en septiembre del año pasado. No lo hizo por el momento por el que atravesaba la fase de instrucción abierta en el juzgado tras una denuncia de la Fiscalía, quien apreció indicios de seis delitos, entre ellos los de prevaricación y malversación de caudales públicos.

Su mandato ha estado marcado por el proceso penal de la lonja, «que va camino de aclararse», dice

Considera ahora que «las cosas van camino de aclararse». Ni la investigación del Tribunal de Cuentas de España, ni la llevada a cabo por la Guardia Civil han encontrado evidencias de delitos y las auditorías integrales solicitadas por Puertos del Estado han descartado igualmente cualquier supuesto penal. El sentido de todas las pruebas que hasta ahora se han practicado en torno a la lonja y el hecho de que la juez encargada del caso haya decidido alargar la instrucción 18 meses -al volver de una baja de maternidad- han llevado a la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, y al propio Peña a ver el momento adecuado para proceder al relevo sin dilatar más la jubilación del zumaiarra.

Relación puerto-ciudad

Su mandato en el Puerto quedará marcado por el caso de la lonja, en el que ha tenido un papel activo al detener las obras y solicitar auditorías para regularizar errores administrativos. La depuración de unidades y precios de los trabajos ha concluido que las obras realizadas sin su debida consignación presupuestaria ascienden a 1,7 millones, que el Puerto ha incluido en un expediente de responsabilidad patrimonial. Finiquitado el expediente, y a la espera de lo que la jueza determine, Tapia y Peña han apreciado que es un buen momento para que otro presidente pueda retomar lo que queda de legislatura.

Por lo demás, la etapa de Peña se ha caracterizado por el avance sustancial experimentado en el apartado de la conciliación entre puerto y ciudad. Bajo su gestión se ha abordado la revisión del Plan Especial de Ordenación de la zona de servicio del Puerto de Pasaia, documento cuya aprobación definitiva tendrá lugar previsiblemente en enero. Así, el presidente dejará su cargo coincidiendo con la finalización del largo y complejo trámite de un plan que contempla destinar 7,9 hectáreas a espacios libres para uso ciudadano.

Deja el cargo con la aprobación del Plan Especial que destina 7,9 hectáreas a uso ciudadano

Durante su presidencia ha tenido que lidiar con una situación económica delicada que ha repercutido en la reducción de toneladas de chatarra movidas en el puerto. El presente ejercicio terminará con un movimiento de mercancías ligeramente superior a los 3 millones de toneladas, por debajo del dato registrado en 2016, que a su vez supuso un descenso del 9% respecto a 2015. Las pérdidas de mercancías vinculadas a Corrugados Azpeitia, la central térmica o la planta de Arcelor de Zumarraga le han obligado a gestionar alternativas como transporte de bovinas, otros materiales del sector siderúrgico o poner en marcha una nueva línea de contenedores que mejora las expectativas futuras del puerto.

El relevo se materializará, probablemente, en febrero. Ricardo Peña desveló su intención de jubilarse ayer a operadores del puerto y miembros del consejo de administración en un lunch navideño que recuperaba una tradición en el puerto. Arantxa Tapia anunciará próximamente el nombre de la persona que le sustituirá en el cargo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos