Revisan las cámaras para dar con el atacante del chófer de Dbus

El conductor agredido, Xabier Arzelus, durante la concentración de apoyo a su persona. / SARA SANTOS
El conductor agredido, Xabier Arzelus, durante la concentración de apoyo a su persona. / SARA SANTOS

El conductor ha presentado una denuncia ante la Policía Municipal de San Sebastián, que ya ha iniciado las pesquisas para identificar al agresor

IGNACIO VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

Pasan las horas y Xabier Arzelus empieza ya a asimilar con más calma, aunque con un punto de amargura, lo que le pasó el pasado viernes cuando conducía tranquilamente su autobús de la línea 25 de Dbus. Cómo, en un momento dado, «un joven de unos 25 años» se subió sigilosamente en el bus, camuflado entre los usuarios que hacían cola y, con la cara cubierta para no ser reconocido, le atizó un «castañazo». El golpe le provocó una brecha importante que requirió de varios puntos de sutura para contener la hemorragia. ¿El motivo de la agresión? Según la hipótesis que baraja el propio chófer, se trataría de un joven que una hora antes había perdido ese mismo bus, cogió el siguiente hasta el Antiguo, y esperó a que Arzelus regresara de Añorga para cobrarse fríamente su venganza.

Pero todo plan, hasta el mejor estudiado, suele tener siempre algún pequeño fallo. En este caso, tal y como desvela Arzelus refiriéndose a su presunto agresor: «El muy tonto cometió el error de pagar con la Mugi en el siguiente bus, por lo que será fácilmente identificable». Ayer mismo, una vez digerida la agresión, el chófer de 59 años se personó junto con el presidente del comité de empresa de Dbus en dependencias de la Guardia Municipal de San Sebastián para interponer la pertinente denuncia.

A continuación, «agentes locales se desplazaron hasta cocheras para revisar las cámaras de los buses de ese día», afirmó Arzelus, quien además tiene el contacto de dos testigos directos de la agresión para testificar sobre lo ocurrido en caso de que se detenga al atacante y se celebre un juicio. «Seguramente, me servirán más esos testimonios que lo que se pueda apreciar en las grabaciones», confesaba el chófer, quien además se mostraba agradecido con ambas personas «porque fueron las primeras que me auxiliaron al recibir el puñetazo».

«Formalmente no está identificado, pero entiendo que es cuestión de tiempo», reconocía ayer por la tarde el conductor de Intxaurrondo. «Desde luego, la Policía me ha dicho que las probabilidades de dar con él son bastante elevadas».

¿Mamparas en los buses?

En Dbus se muestran profundamente preocupados por las agresiones sufridas por sus conductores. La del viernes fue la cuarta en lo que va de año. Por esa razón, ayer a primera hora, el comité de empresa se reunió con responsables de Dbus para «analizar los hechos». Según fuentes del comité, en la reunión valoraron posibles medidas de protección para los chóferes que ya se han aplicado en otras ciudades. «Aún no hemos concretado ninguna, pero una idea es poner mamparas de seguridad».

«No entendemos por qué la toman con nosotros», insisten los conductores, «pero habrá que tomar las medidas que sean necesarias», concluye el comité de empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos