Reuniones con los vecinos para explicar la obra del Topo

A. C. SAN SEBASTIÁN.

Las obras para soterrar el Topo por el centro de San Sebastián y construir tres nuevas estaciones están a punto de comenzar. Las máquinas empezarán a horadar el subsuelo a finales de octubre desde diferentes bocas de ataque. Pero antes de hacerlo, el Gobierno Vasco, concretamente, los técnicos e ingenieros encargados de ejecutar los trabajos, tienen intención de reunirse con los vecinos que van a resultar «afectados, directa o indirectamente», para explicarles la obra, las incidencias que tendrán que soportar a lo largo de los próximos cuatro años y atender las dudas que puedan surgirles.

Es la forma con la que el departamento de Infraestructuras que encabeza Arantxa Tapia quiere ganar la confianza y el respaldo de la ciudadanía donostiarra a un proyecto que sigue levantando voces críticas, pero que el Ejecutivo vasco está decidido a que sea una realidad en 2022, la fecha prevista para que el Topo circule soterrado a su paso por San Sebastián.

Hasta entonces quedan 46 meses de obras en dos fases, que comenzarán por el tramo de Lugaritz-Miraconcha. A partir del próximo día 10, los directores de obra y técnicos de ETS comenzarán a reunirse con los primeros vecinos para detallarles las afecciones en su entorno, como instalación de vallas o posibles cortes de suministro en algunos momentos puntuales de los trabajos.

Además de estas reuniones presenciales, el Gobierno Vasco tiene previsto abrir dentro de unos días una oficina de información y atención ciudadana en Amara, en la que se habilitará un «canal digital» para el intercambio de información y contacto con los vecinos y un servicio presencial donde se explicará el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos