«Ya estaba tardando» la adhesión de Renfe a Mugi

Usuarios de Renfe en Gipuzkoa muestran su satisfacción por la incorporación al sistema Mugi. Los descuentos se aplicarán en los servicios de Cercanías y empezarán a funcionar, previsiblemente, a finales de este año

Laura Moreno y Miren Valverde cogen cada día el tren para moverse entre Donostia, Tolosa y Hernani. /MICHELENA
Laura Moreno y Miren Valverde cogen cada día el tren para moverse entre Donostia, Tolosa y Hernani. / MICHELENA
AIENDE S. JIMÉNEZ

Todos los días, de lunes a viernes, Nerea Arroyo y Maitane Aranburu hacen dos viajes en tren en Gipuzkoa para acudir a las clases del grado superior que estudian en Donostia y volver a casa para comer. La primera desde Zumarraga, en un trayecto aproximado de una hora, cuyo billete de ida y vuelta cuesta unos 7 euros, 35 a la semana, 140 euros al mes, aunque gracias al bono mensual que ofrece Renfe paga una cantidad de 85 euros. La segunda desde Tolosa, con un coste de 60 euros al mes. «Es carísimo», señalan estas jóvenes, quienes ayer celebraban la noticia de que los Cercanías de Gipuzkoa se integrarán a finales de este año en el sistema Mugi, con sus bonificaciones y descuentos. «Ya era hora», afirmaba ayer Nerea en la Estación del Norte de San Sebastián minutos antes de coger el tren de vuelta a casa.

Renfe se sumará así a una red de transportes que ya integran Euskotren, los autobuses de Lurraldebus y Dbus y los urbanos de Irun, Errenteria, Arrasate, Zarautz, Eibar, Hernani y Lasarte-Oria. La empresa ferroviaria, que mueve más de seis millones de viajeros al año en Gipuzkoa, se ha adherido al acuerdo que posibilita que sus usuarios se beneficien de los descuentos y bonificaciones de uso que tiene la tarjeta Mugi, después de un convenio alcanzado entre el Ministerio de Fomento y la Autoridad del Transporte.

«El abono mensual desde Zumarraga y Tolosa nos cuesta 85 y 60 euros», señalan Nerea y Maitane

No obstante la tarjeta, que hasta ahora podía utilizarse en los Cercanías de Renfe aunque solo como monedero, no formará parte del sistema de descuentos aplicables a través de Mugi hasta finales de este año, según las previsiones de Fomento, ya que la incorporación de Renfe exige un tiempo de seis a doce meses para implantar una serie de adaptaciones tecnológicas.

«Tenemos que informarnos bien de cómo va a funcionar y de si compensa frente al billete mensual de Renfe», reflexionaba la tolosarra Maitane Aranburu, que no tiene Mugi, no como su amiga Nerea que la utiliza habitualmente. Ambas tendrán que coger la calculadora y hacer cuentas, ya que a diferencia de lo que ocurrió con Euskotren o Dbus, que tras adherirse al acuerdo eliminaron algunos de sus bonos, Renfe mantendrá sus títulos propios y su abono mensual. Como la Tarjeta Oro para mayores de 60 años que usan Arantza Oruna y Javier Ansoategui. «Pero también tenemos la Mugi, así que ya veremos qué nos sale mejor», afirman.

Nerea y Maitane hacen unos 40 viajes al mes.
Nerea y Maitane hacen unos 40 viajes al mes.

Para los usuarios habituales del servicio de Cercanías de Gipuzkoa se trata, en todo caso, de «una gran noticia» que «ya estaba tardando» en llegar, tal y como afirmaron Laura Moreno y Miren Valverde, quienes viajan diariamente entre Donostia, Hernani y Tolosa. En Gipuzkoa, la red de Cercanías cuenta con treinta estaciones por las que circulan 76 trenes diarios en los que viajan 17.500 personas en un día laborable.

Precio y comodidad

Muchas de ellas lo hacen para acudir a sus puestos de trabajo o de estudio, con un mínimo de dos viajes al día, por lo que será este el colectivo que más se beneficie de los descuentos. «Nos venden continuamente que hay que usar el transporte público pero si no ofrecen bonificaciones por su uso es inútil. Muchos de mis compañeros vienen a trabajar en tren hasta Irun, pero algunos prefieren el coche porque les sale más barato que el bono mensual, y eso no puede ser», aseguró Vanesa.

«Nos piden que usemos el transporte público, pero sale más barato ir en coche que en tren», dice Vanesa

Una opinión que comparte Andrea Fernández de Antona, una joven tolosarra que estudia y trabaja en Donostia y que muchas veces prefiere usar el autobús, aunque tarde más tiempo en llegar a casa, que el tren. «Pago cinco euros por un billete de ida y vuelta en tren entre Donostia y Tolosa. En autobús me sale unos tres euros o menos, porque con la Mugi acumulo descuentos y puedo hacer transbordos». La joven reconoce que «si no me lo pagasen mis padres no me llegaría, no es normal lo caro que es».

Andrea valora además la «comodidad» de tener todos los billetes integrados en un solo método de pago. «Es mucho más fácil tener todo unificado en una misma 'txartela' y no en dos o tres», afirmó. «Yo hay veces que pierdo el tren por tener que sacar el billete, así que me parece muy bien; todo lo que sea facilitar las cosas al usuario es bienvenido», opinó Diana Imaz, de Legazpi.

Cuando los trenes de Cercanías de Renfe en Gipuzkoa pasen a integrarse dentro de los transportes que aceptan la tarjeta Mugi, aquellos que utilicen este método para pagar el viaje podrán beneficiarse de las bonificaciones definidas en sus tarifas. Así, a los primeros 20 viajes se les aplicará un descuento del 46% sobre el precio del billete ordinario, el 57% entre el viaje 21 y 50 y el 90% a partir del 51. Además podrán realizarse transbordos gratuitos con otros transportes si se realizan en un plazo de media hora.

La red de Cercanías de Renfe es el principal enlace entre el norte y el sur del territorio, comunicando localidades como Donostia, Irun, Errenteria, Tolosa, Ordizia Beasain o Zumarraga. La incorporación de Renfe al sistema Mugi es, por tanto, un gran impulso para el transporte público en Gipuzkoa. Un acuerdo que hasta ahora se había encallado en las posibles pérdidas económicas que podría generar en la empresa ferroviaria.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos