La regeneración de Pasaia alumbrará en 2021 el centro de envejecimiento y un parking subterráneo

La Diputación tratará de implicar a otras instituciones en la financiación de unas obras que arrancarán en 2019. La aprobación definitiva del Plan Especial de Ordenación del entorno portuario da vía libre al inicio de actuaciones sobre 10 hectáreas

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Se puede considerar como el final de una eterna tramitación que ha durado dos años y medio. Como algo que celebrar. Y, en efecto, el diputado general, Markel Olano, reconoció que el de ayer fue «un día importante». La Diputación aprobó de forma definitiva la Revisión del Plan Especial de Ordenación de la Zona de Servicio del Puerto de Pasaia. Pero el hito de ayer también se puede considerar como el inicio de un proceso ya desgastado por treinta años de uso como el de la regeneración de Pasaia.

No. Todavía no había comenzado el grueso del proyecto. Así lo reconoció Olano, que explicó que la aprobación del nuevo documento urbanístico del entorno del puerto «posibilita la puesta en marcha de una regeneración efectiva» y que con la firma de ayer «le damos cauce» al compromiso adquirido por su Gobierno.

Ahora sí, arranca un proceso que comprende actuaciones a lo largo y ancho de unas 10 hectáreas hasta ahora de uso por tuario, entre los dos bordes pasaitarras donde, allí sí, ya se están llevando a cabo obras de reurbanización. El Gobierno Vasco acomete, por un lado, la pasarela ciclista-peatonal entre Herrera y Trintxerpe -terminará en otoño- y la Diputación desarrolla, por otro, el nuevo paseo de Ondartxo hasta la factoría Albaola (la finalización se prevé para verano).

Entre estos dos extremos hay previstas varias actuaciones llamadas a transformar Pasaia, en lo urbanístico, en lo económico y en lo social. No empezarán mañana. Ni este año. Pero al menos ya hay proyectos concretos y calendario. En un par de semanas se licitará la redacción del proyecto de construcción del aparcamiento soterrado del Hospitalillo y de la edificación del centro de referencia para el envejecimiento que se levantará sobre el mismo, bautizado como AdinBerri. Abarcará 4.747 metros cuadrados, con edificabilidad de 15.000 metros, y albergará 100 habitaciones más 20 apartamentos tutelados. 2018 se irá en la elaboración de la redacción y el primer semestre de 2019 -en junio termina la legislatura- se adjudicarán las obras. «A partir de ahora se inicia el turbo, metemos la quinta marcha para que el año que viene podamos empezar con las obras más simbólicas», concluyó la diputada foral de Ordenación del Territorio, Marisol Garmendia.

Esas primeras actuaciones más significativas estarán finalizadas en 2021, según los augurios del diputado general. El parking del Hospitalillo y AdinBerri «supondrán un paso adelante muy importante al proyecto global de regeneración, aunque para entonces haya otras actuaciones como la urbanización de la lonja que hayan experimentado grandes avances». También se refirió a «la puesta en marcha en los próximos meses de la definición y el inicio del proyecto del paseo del muelle», una de las zonas más atractivas de la futura conurbación urbana, con una amplia zona peatonal junto a la lámina de agua donde se ubicarán establecimientos de uso terciario.

¿Cuánto costará el total de las actuaciones? Los responsables forales recordaron que la Diputación ha destinado esta legislatura 6 millones al año a la regeneración y adelantó que la previsión es la de seguir al menos con esa cantidad. Olano, no obstante, consideró que «harán falta cantidades mayores». ¿De dónde sacarlas? «La Diputación pone su implicación sobre la mesa y creemos que otras instituciones también tendrán que poner la suya», lanzó el diputado general antes de concretar que «trataremos de implicar al Gobierno Vasco también en las actuaciones de futuro» (ya ejerce de financiador en la pasarela Herrera-Trintxerpe). El Ejecutivo vasco ya comprometió al proyecto 8 millones de euros en 2015, en partidas para 2016 y créditos compromiso para años sucesivos. En cualquier caso, hará falta más dinero porque «habrá proyectos como el aparcamiento del Hospitalillo y Adinberri, o las obras de la lonja, que necesitarán una aportación especial». No se atrevió a adelantar una cifra global pero sí asumió que «será notablemente superior a ese mínimo que hemos puesto hasta ahora».

Así que la colaboración interinstitucional que ha permitido tramitar un plan para la regeneración de Pasaia tendrá que traducirse también al plano económico, según insinuó ayer el diputado general. La implicación conjunta, dijo, «ha hecho posible la aprobación de este plan especial y va a hacer posible la activación y ejecución de todos los proyectos que tenemos entre manos». De momento, ya se ha formado una comisión interinstitucional participada por la Diputación de Gipuzkoa, el Ayuntamiento de Pasaia y el Puerto, «el núcleo duro que pilote los primeros trabajos» al que se incorporarán otras instituciones como el Gobierno Vasco, deseó Olano.

«Pura cosmética»

Marisol Garmendia recogió la filosofía del plan al señalar que «este paso es clave para la mejora en la calidad de vida de la ciudadanía pasaitarra» y para materializar la apuesta por una regeneración integral que de «un impulso no sólo en lo que a urbanismo se refiere sino también social, económico, de empleo y también cultural y turístico». Con todo se persigue, reiteró, que Pasaia deje, de una vez por todas, de ser una de las zonas más degradadas del territorio de Gipuzkoa».

En dos semanas se licitará la redacción del proyecto del parking y el centro de atención al envejecimiento

AdinBerri abarcará un total de 4.747 metros cuadrados con una edificabilidad de 15.000 metros

La Diputación asume que el coste se elevará por encima de los 6 millones anuales que pone ahora

Desde la oposición, EH Bildu calificó la aprobación del Plan Especial como de «un acto de pura cosmética». Se refirió a «un supuesto cambio por el que se reservan al puerto terrenos necesarios para el desarrollo local y que durante años se han mantenido sin uso, llenando la bahía de pabellones logísticos con árboles que los adornan». La coalición abertzale consideró que las «mejoras cosméticas» que propone el Plan Especial «no van a favorecer las condiciones de vida de los vecinos de Pasaia, puesto que no se articula ningún control sobre las actividades del puerto».

Temas

Pasaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos