El recuerdo del ATS ginecólogo

El caso recuerda a otro proceso por intrusismo médico que tuvo lugar a mediados de los 90 en Donostia. En aquella ocasión, el asunto tuvo una gran trascendencia social. Un falso ginecólogo fue condenado por la Audiencia a tres años de prisión. El acusado, que únicamente tenía la titulación de ATS, atendió a 8.000 pacientes y llegó a ser jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del entonces denominado Hospital Provincial.

El acusado ejerció durante 14 años en la Sanidad pública donostiarra y fue sentenciado a abonar una multa de 600.000 pesetas. No obstante quedó absuelto de las responsabilidades civiles que reclamaban antiguas pacientes. La pena impuesta entonces supuso una decepción para alguna de las partes que también ejercieron la acusación, entre ellas el Colegio de Médicos Gipuzkoa que reclamó 34 años.

Fotos

Vídeos