El CES reclama que el nuevo decreto de ITEs regule mejor las ayudas y el control

El CES reclama que el nuevo decreto de ITEs regule mejor las ayudas y el control

El órgano consultivo vasco recuerda que «el derecho a una vivienda digna» atañe a «las condiciones del edificio en que se ubica»

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

El Consejo Económico y Social vasco recomienda al Gobierno Vasco que el nuevo decreto sobre inspección técnica de edificios que está ultimando articule de manera «efectiva» el sistema de ayudas para la rehabilitación de comunidades, analice qué medidas de control se deberían implementar para que los edificios cumplan con la obligación de pasar las revisiones al cumplir 50 años y especifique qué significa y a qué inmuebles afecta «el uso predominante residencial» bajo el que se engloban a los que deben someterse a ITE.

El órgano consultivo emitió ayer su dictamen sobre la inspección técnica de edificios y el registro de inspecciones habilitado por el Gobierno Vasco, para llevar un control general sobre las inspecciones que se realizan en cada municipio y que gestiona cada ayuntamiento, y para comprobar el grado de cumplimiento de la obligatoriedad de que este 2018 se sometan a una ITE todos los edificios que hayan cumplido más de 50 años, en torno a 66.000 según el CES, y algo más de 70.000 según los últimos datos proporcionados por el Departamento de Vivienda. «El derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada -y el subjetivo reconocido por la Ley vasca- está estrechamente vinculado a las condiciones del edificio en que se ubica», recuerda el CES, que analiza el proyecto de decreto remitido por el Ejecutivo vasco.

El CES considera «adecuada» la tramitación del nuevo decreto que regule las ITEs, ya que constata que la antigüedad media del parque inmobiliario en Euskadi es de 42 años, y que dentro de dos años, más del 64% de los inmuebles superarán el medio siglo desde que se levantaron. El CES incide en la importancia de que se efectúen las inspecciones técnicas en los edificios, y para animar a las comunidades a hacerlas, cree «necesario» que la nueva normativa contemple «la efectiva articulación de un sistema de ayudas económicas para apoyar a las personas propietarias» con dificultades para financiar las obras de reparación que se precisen. Y propone que el decreto incluya elementos «adicionales» a inspeccionar por los arquitectos como «cornisas, salientes, vuelos o elementos ornamentales susceptibles de aparecer en fachadas y cubiertas».

El CES pone el acento además en «el régimen de control y de sanciones», ahora inexistente, como «cuestión de especial interés» para que se cumpla el objetivo de la norma, es decir, que los edificios antiguos se sometan a la inspección técnica obligatoria. «Ese régimen está casi ausente» en el decreto, indica el CES, como la falta de «un sistema ordenado de control de las inspecciones, dejándolo a la discrecionalidad de los ayuntamientos».

Además, el órgano consultivo advierte de que la obligación de ITEs para los edificios con más de 50 años «de uso predominantemente residencial» genera «dudas» y pide más concreción en el texto para «delimitar» qué edificios están sujetos a esa definición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos