Se reanuda la vista por la incautación de los 594 kilos de cocaína en Zumaia

El tripulante del velero, que no compareció a la sesión de hace once días, continuaba ayer en paradero desconocido

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

La Audiencia de Gipuzkoa acoge hoy el segundo acto del juicio por la aprehensión en 2011 de 594 kilos de cocaína que fueron transportados en un velero desde Suramérica hasta el puerto de Zumaia. La vista fue aplazada el pasado día 11, después de que no compareciese uno de los acusados, el británico Daniel James O'Shaughnwessy, de 58 años, uno de los dos tripulantes del barco. La Fiscalía solicitó entonces una suspensión temporal que fue admitida por el tribunal. El presidente de la Audiencia, Iñaki Subijana, cursó a la Policía una orden internacional de localización y ya entonces adelantó que, en el caso de que las pesquisas policiales no fructificasen, se procedería a la declaración en rebeldía del acusado y que, cumplimentado este trámite, la vista oral daría comienzo.

Salvo sorpresa de última hora, todo parece indicar que el juicio se reanudará esta mañana sin la presencia del acusado. En los once días transcurridos desde que se dictó la orden de búsqueda, la Audiencia no ha recibido notificación alguna sobre el paradero del acusado. Al parecer, el investigado padece cáncer y aun cuando algunos letrados no descartaron que incluso hubiese podido fallecer, este extremo no está en modo alguno confirmado.

De esta forma, la sesión de hoy comenzará con una fase de cuestiones previas, si así lo consideran las partes, y posteriormente empezará el interrogatorio a los acusados. En ausencia de Daniel James, serán ocho las personas que ocupen el banquillo. Se trata de seis varones y dos mujeres. La Fiscalía imputa al supuesto cabecilla, un hombre nacido en Barakaldo, un delito contra la salud pública y otro de pertenencia a organización criminal, por los que solicita 18 años. Asimismo, le acusa de blanqueo, por el que reclama 9 años más.

También está investigada la madre del presunto cerebro de la red, a quien se le imputa un delito de blanqueo y para quien piden 4,6 años. Además se solicitan multas que oscilan entre los 398 millones que se exigen para el jefe y los 111.000 euros que se reclaman a su mujer, para quien también piden tres años de cárcel.

Seguimiento al velero

La droga fue transportada en el velero 'Catalejo'. La Policía británica tenía sospechas de que este navío, de pabellón inglés, se dedicaba desde hacía tiempo al transporte de drogas. Era una embarcación conocida en ámbitos policiales.

Las averiguaciones permitieron a los investigadores ingleses saber que el barco habría partido en septiembre desde el Caribe cargado con el alijo. A partir de ese instante se estableció un dispositivo de seguimiento. La travesía por el Atlántico fue observada por efectivos aeronavales. Tras surcar el océano, efectuó una escala en Azores y desde allí puso rumbo a Zumaia. La navegación estaba siendo seguida a través del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado. Poco antes de que el «Catalejo» se adentrase en aguas del Cantábrico, efectivos del SVA se sumaron a las tareas de seguimiento que se mantuvieron hasta que llegó a Gipuzkoa.

Al llegar a Zumaia, miembros de Servicio de Vigilancia Aduanero detuvieron a las dos personas que viajaron a bordo y descubrieron los 594 kilos de cocaína. La valoración en el mercado ilícito de la droga ascendía a 66 millones de euros.

Fotos

Vídeos