'Bruno' deja su huella en Gipuzkoa

El fuerte oleaje ha vuelto a dejar imágenes espectaculares en el Paseo Nuevo.. / A. MÚGICA

La borrasca ha dejado rachas de viento de 137 km/h en Jaizkibel y multitud de pequeños percances pero no ha provocado incidentes de gravedad en el territorio

SONIA ARRIETA

Como estaba anunciado, la llegada de la borrasca 'Bruno' se ha dejado notar en Gipuzkoa. Durante la madrugada y a primera hora de la mañana del miércoles las intensas rachas de viento han superado los 130 km/h en el territorio. En concreto, Jaizkibel ha registrado rachas de viento de 137,8 km/h, Santa Clara de 123 km/h, Pasaia de 110 Km/h, o Zarautz de 99 km/h. La máxima en Euskadi han sido los 164 km/h registrados en el cabo Matxitxako, en Bizkaia. A pesar del viento y de las intensas lluvias y granizadas que lo han acompañado no ha habido que lamentar incidentes de gravedad en el territorio, aunque sí multitud de pequeños percances.

Los más afectados han sido los conductores que han sufrido un accidente múltiple ocurrido por la tarde en la A-15 en medio de una gran granizada a la altura de Elduaien, en el que se han visto implicados seis turismos y que se ha saldado con seis heridos, ninguno de gravedad.

También los pasajeros de los vuelos que han sido desviados o cancelados desde y hacia los aeropuertos de Hondarribia y Loiu. En el caso del aeródromo guipuzcoano, el vuelo de la mañana procedente de Barcelona de Vueling ha tenido que ser desviado al aeropuerto de Pamplona, con la consiguiente cancelación del vuelo de vuelta San Sebastián-Barcelona. En el caso de las conexiones con Madrid, el avión de Air Nostrum que debía haber llegado a Hondarribia a las 10.35 se ha retrasado y no ha aterrizado hasta las 13.15 horas, retrasando igualmente la vuelta a la capital.

En Loiu los problemas comenzaron ya el martes por la noche, cuando seis vuelos no pudieron tomar tierra debido a las fuertes rachas de viento y fueron desviados a otros aeródromos o debieron volver a su destino de origen. Fueron dos de Air Nostrum, que procedían de Alicante y Valencia, uno de Easyjet procedente de Londres, otro de Múnich de la compañía Lufthansa y otros dos aparatos que salieron de Madrid, de Iberia y Air Europa. Este miércoles por la mañana dos vuelos de Vueling procedentes de Barcelona tampoco han podido aterrizar en Loiu y ha tenido que regresar a la Ciudad Condal.

A mediodía el Gobierno Vasco ha dado por finalizado el aviso amarillo por viento, si bien han seguido activos hasta medianoche por nieve e impacto en costa y también la alerta naranja por oleaje.

El malecón de Zarautz, otra de las zonas expuestas, no ha registrado incidentes ni afecciones significativas por el oleaje.

El mar ha vuelto a mostrar este miércoles su lado más salvaje, con olas de hasta siete u ocho metros. Durante la pleamar de las 10.50 horas el espectáculo ha vuelto a lugares como el Peine del Viento o el Paseo Nuevo de Donostia, donde el azote de las olas ha dejado imágenes deslumbrantes. En el puerto de Pasaia se ha llegado a registrar una altura de ola significante de 7,5 metros.La boya ubicada en Anglet ha registrado a las 9.00 horas una ola de 11,6 metros de altura.

Ante este panorama, a los prácticos del puerto pasaitarra no les quedó otra opción que suspender las operaciones de entrada y salida.

El oleaje, en cualquier caso, no ha provocado destrozos en las zonas costeras, aunque el viento sí ha obligado a actuar a los bomberos. En el caso de Donostia, por ejemplo, han realizado una veintena de intervenciones, principalmente retirada de ramas y cascotes desprendidos, aunque sin consecuencias. Como medida de prevención, el Paseo Nuevo, el Peine del Viento y el espigón de La Zurriola permanecerán cerrados hasta el jueves tras haber sido cortados la tarde del martes. Otras localidades situadas en la línea de costa también han tomado medidas de precaución similares a las de Donostia.

Los bomberos de la Diputación, por su parte, han sido reclamados en una decena de ocasiones, cinco de ellas en Irun, también por caída árboles y cascotes. En Errenteria, efectivos de este cuerpo han sido requeridos en la confluencia de la calle Xenpelar con Viteri para retirar una antena comunitaria que había sido vencida por las fuertes rachas.

Los bomberos retiran una antena que fue derribada por el viento en la calle Viteri de Errenteria.
Los bomberos retiran una antena que fue derribada por el viento en la calle Viteri de Errenteria. / ARIZMENDI

Sin incidentes de gravedad, sí se han producido caídas de árboles y desplazamiento de material urbano que ha obligado a los conductores a extremar la precaución en vías urbanas, y carreteras secundarias y de montaña. Ha sido el caso, por ejemplo, de la Gi-631, sentido Zumarraga, que ha estado cortada debido a la caída de árboles. Por este mismo motivo también se ha cortado un carril de la Gi-3440 en el alto de Jaizkibel, sentido Hondarribia. En Getaria dos grandes piedras cayeron sobre el firme en el tramo comprendido entre la citada localidad y Zarautz. Otro árbol cortó el paso en la carretera al barrio de Lastur en Deba. El viento ha arrastrado contenedores y ha roto ramas en muchas localidades y además se han registrado grandes balsas de agua en Villabona.

En Donostia, el adorno navideño instalado en la plaza Cervantes, en pleno paseo de La Concha, se ha soltado de sus anclajes y ha volcado. El año pasado este mismo elemento sufrió los efectos de otro temporal y terminó rodando por el paseo. Asimismo, las calles de la ciudad con arbolado estaban repletas de ramas desprendidas por el viento.

El adorno de la plaza Cervantes de Donostia se ha soltado de sus anclajes.
El adorno de la plaza Cervantes de Donostia se ha soltado de sus anclajes.

Prevención

En cuanto a las incidencias meteorológicas de la tarde, cabe destacar que en Irun se ha registrado a media tarde una fuerte granizada que ha teñido de blanco la red viaria en un santiamén.

Viandantes cruzan un paso de cebra en el Paseo Colón en plena granizada.
Viandantes cruzan un paso de cebra en el Paseo Colón en plena granizada. / MIKEL FRAILE

Hay que recordar que la borrasca 'Ana', que azotó Euskadi a principios de este mes, fue catalogada con un nivel naranja, mientras que la que el temporal 'Bruno' se sitúa en el nivel amarillo.

Mañana baja la intensidad

Superados los peores efectos de 'Bruno', la intensidad del temporal tiende a remitir. Este jueves continuará el tiempo gris y lluvioso, sobre todo por la tarde. «Nos seguirán cruzando frentes nubosos, con vientos cambiantes y a ratos intensos», afirman desde Euskalmet. La lluvia será más generosa por la tarde y en la mitad norte, pero llegará a todos los rincones de Euskadi. Con la pérdida de fuerza de la depresión, durante la madrugada solo permanece activo, y hasta las seis de la mañana, el aviso amarillo por riesgo marítimo-costeropara la navegación en las dos primeras millas. La altura de ola significante se situará en torno a los 4 metros de madrugada, pero bajará rápidamente hasta situarse por debajo de los 3 metros durante la mañana. La cota de nieve inicialmente estará baja, en torno a 1.000 metros pero subirá durante la mañana por encima de 1.500

El viernes persistirán las lluvias, al menos durante la primera mitad del día, cuando cruzará un nuevo frente. Por la tarde terminará de pasar y se abrirán claros. El viento soplará del suroeste flojo al comienzo y rolará a oeste y noroeste en las horas centrales del día. En la costa lo hará con fuerza, aunque a partir de la tarde se suavizará.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos