«Nos hemos quedado incomunicados y los clientes no van a venir»

José Murgiondo bajo la nieve./
José Murgiondo bajo la nieve.

José Murgiondo, propietario del Agroturismo Igeldo, ha cancelado las reservas de este fin de semana

A. S. J.SAN SEBASTIÁN.

La nieve pilló a José Murgiondo totalmente desprevenido. Otros años, cuando llega el aviso por nieve hasta la costa, se apropia de sal y despeja el camino que baja hasta el agroturismo que regenta. Sin embargo, «como habían dicho que no iba a nevar a nivel del mar, y nosotros estamos a unos 200 metros, pensábamos que no nos iba a llegar. No tenemos ni sal, ni nada».

A las 8.30 horas de la mañana empezó a nevar. Al mediodía, la nieve alcanzaba los 15 centímetros en el entorno de la casa. «No podemos salir. Hay mucha nieve, esto se va a poner como el Pirineo», comentaba por teléfono José, consciente de que en los próximos días será su único medio para contactar con el exterior. «Estamos incomunicados, hoy íbamos a salir porque teníamos una cena pero es imposible. El Ayuntamiento no pasa por aquí para limpiar los terrenos y tenemos una bajada de unos 300 metros a un desnivel grande, así que nos quedaremos en casa dos días por lo menos».

Ellos no pueden salir, y por tanto nadie puede entrar. José tenía preparadas cinco habitaciones para recibir a diez personas que habían reservado una habitación para pasar el fin de semana en el agroturismo, pero durante la mañana de ayer tuvo que comunicarles que no iban a poder llegar hasta allí. «Hemos tenido que cancelar la reserva. Es una faena, pero es mejor avisarles para que no hagan el viaje en vano y se encuentren que no pueden acceder a la casa. Hemos perdido un fin de semana de trabajo», se lamentaba el propietario.

A pesar de la situación, José aseguraba ayer que estaban «tranquilos». «Es un poco incómodo tener que estar encerrados, pero por dos días no pasa nada», se consolaba. La carretera principal, situada a unos 800 metros del establecimiento, estaba también cubierta de nieve. «La zona de ventas de Orio está fatal, y va a seguir nevando, así que como no vengan a vernos en raquetas lo veo difícil», comentaba entre risas.

Respecto a su poca previsión ante la llegada de la nieve, se justificaba afirmando que es «muy pronto para que nieve a un nivel tan bajo. Además siempre nos fijamos en las alertas y las previsiones, pero al ver que no llegaba a nivel del mar nos confiamos, y nos ha pillado. Todos los jardines y las zonas de alrededor están cubiertas por una capa espesa de nieve. Nos toca meternos en casa, que por lo menos estamos calientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos