Pronostican mal tiempo hasta el inicio de la Semana Grande

La entrada de varios frentes dejará temperaturas por debajo de lo normal, cielos cubiertos y también precipitaciones, hasta el viernes

JAVIER PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

El tiempo vuelve a torcerse. Regresa la inestabilidad y con ella, temperaturas por debajo de lo esperado, cielos cubiertos y también precipitaciones. Esta adversidad meteorológica se mantendrá hasta el viernes. Para el inicio de la Semana Grande donostiarra, sin embargo, se prevé una sustancial mejoría: jornadas plenamente veraniegas.

Si en julio el tiempo ya fue bastante revuelto, en lo que va de mes se mantiene la misma tónica. En la primera semana, los cielos cubiertos han alternado con días soleados y con algunas horas de precipitación. Y así seguirá al menos en los próximos tres días. La primera complicación ha llegado esta pasada madrugada, con un frente frío sobre Gipuzkoa que ha dejado algunas lluvias. Esta depresión, sin embargo, «habrá pasado a primeras horas de la mañana, de forma que se producirá una mejoría transitoria, con apertura de claros», afirma Iñigo Caballero, jefe de la Unidad de Estudios y Desarrollos de Aemet en el País Vasco.

La bonanza, no obstante, será efímera. Para el mediodía se prevé la llegada de la «descarga fría postfrontal, que dejará precipitaciones en forma de chubascos, de débiles a moderados. Incluso no se descarta que puntualmente pudieran ser tormentosos», afirma el meteorólogo.

El viento en el litoral será del oeste, con intensidad moderada, con rachas que pueden alcanzar de 40 a 45 kilómetros por hora.

Las temperaturas mínimas se registrarán al alba y se situarán entre los 9 y 10 grados en Arantzazu y 12 a 13º en Zumarraga, Urretxu y Legazpi. En las cuencas bajas, el mercurio rondará los 16-17 grados en el Deba y los 18-20º en Zumaia. Las máximas se medirán entre las 17.00 a las 18.00 horas, tras la apertura de claros desde el oeste, con valores de entre 20 y 22 grados.

Por la noche los cielos pueden cubrirse de nuevo en las sierras de Aizkorri y Aralar y esta «cobertura nubosa» podría extenderse al alto Urola y Oria, «donde no se descarta un sirimiri en horas nocturnas».

Segundo frente

Y mañana entra un nuevo frente, el segundo. Lo hará de madrugada por el litoral, de este a oeste y de norte a sur. «Se prevé un amanecer con cielos totalmente cubiertos sobre Gipuzkoa. Las precipitaciones más intensas serán por la mañana y, en todo caso, de carácter débil. Hacia el mediodía, tras el paso del frente, las condiciones mejorarán transitoriamente. Se abrirán claros, aunque por la tarde volverá a cubrirse el cielo al paso de la descarga fría que dejará chubascos débiles», detalla Iñigo Caballero.

Al igual que hoy, la presencia de nubes durante la práctica totalidad de la jornada y el flujo de viento marítimo originarán mañana unas temperaturas más frescas de lo habitual para esta época del año. Las mínimas se medirán al amanecer y serán prácticamente iguales a las de hoy. Las máximas, por su parte, se registrarán a primera hora de la tarde y descenderán ligeramente en el interior, de uno a dos grados.

El jueves, más de lo mismo. Caballero indica que «las precipitaciones serán en forma de chubascos, más intensos por la mañana y primeras horas de la tarde, cuando se espera que sean moderados. No se descarta incluso que sean de intensidad fuerte y de naturaleza tormentosa». A últimas horas de la tarde tenderán a abrirse claros y cesarán las precipitaciones.

Las temperaturas mínimas no experimentarán cambios y las máximas sufrirán un ligero ascenso después de que amaine el viento, que será flojo del noroeste con intervalos moderados en el oriente de Gipuzkoa.

Hacia la mejoría

El viernes será una jornada de transición hacia una clara mejoría. Amaneceremos con cielos cubiertos en las cabeceras del Oria, Urola y Deba, donde puede caer aun un sirimiri de madrugada y con nubes en el litoral de Zarautz a Irun e intervalos nubosos en el resto. No obstante, «rápidamente los claros irán imponiéndose sobre las nubes, para quedar completamente despejado hacia el mediodía» indica Iñigo Caballero.

Ya el sábado, jornada en la que arrancará la Semana Grande donostiarra, habrá «cielos completamente despejados de orto a ocaso, con la salvedad de algún intervalo de nubes altas a últimas horas de la tarde», afirma el meteorólogo.

Los vientos serán en el litoral del norte flojos, con intervalos moderados desde el mediodía. Las temperaturas mínimas no experimentarán cambios, no así las máximas que pueden llegar a los 25 a 26º en la costa. En el interior, el calor apretará ya más.

Y para el domingo, «jornada veraniega con cielos completamente despejados durante la primera mitad del día en todo el territorio, con la probable salvedad de que se formen brumas marinas en el litoral más oriental a primeras horas de la mañana», sostiene el experto.

Para conocer el pronóstico para el resto de la Semana Grande es mejor esperar, ya que la «atmósfera tiende a inestabilizarse».

Pronóstico

Semana
Tiempo revuelto hasta el viernes, con nubes, lluvia y temperaturas frescas.
Fin de semana
El tiempo mejora de manera notable a partir del viernes al mediodía. Para el sábado y el domingo se anuncian jornadas veraniegas.

Fotos

Vídeos