«Gipuzkoa es precioso, pero muy caro»

Los turistas pasan revista al destino, del que destacan lo previsible: los precios, los paisajes y las «enormes barras de pintxos»

«Gipuzkoa es precioso, pero muy caro»
Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ

En Gipuzkoa siempre hace mal tiempo. Primera premisa que no se cumple. Y por eso, como buena gallega acostumbrada al tópico de la lluvia que también persigue a su tierra, Lucía Herrero, junto a su novio Rubén Padín, eligió pasar los cuatro días festivos en Donostia, un destino en el que tiene varias amigas de anfitrionas. «Eso de que hace mal tiempo ya sabemos que no es verdad», sonríe esta ourensana. Sin miedo al paraguas y al chubasquero también cogieron su furgoneta desde A Coruña Tania Zapata y Francisco Javier Cubelo. Para ella, ha sido la primera vez que visitaba Gipuzkoa. «Las barras de pintxos son enormes, pero todo es muy caro comparado con Galicia». Se queda «con los paisajes, preciosos», desde el vecino San Juan de Gaztelugatxe, «lleno a reventar», a la atalaya desde el camping de Zarautz, donde durmieron una noche. En Donostia pasearon por la bahía, y cenaron de sidrería. «Nos hemos quedado con ganas de continuar hacia Francia». Lucía Herrero y Rubén Padín también sacaron provecho a sus días festivos, pero con la tranquilidad de conocer el destino. Eligieron los paseos por Ondarreta y las tardes de «cañas y pintxos» por la Parte Vieja. «Salvo el sábado, el resto de días hizo buen tiempo», desmontan el tópico.

Paula Alvear está de visita a sus amigos Javier Olearte y Olga Guzmán, dos chilenos en un programa de intercambio laboral en Markina. Les acompañan Maite Larrea y Jacinto Salinas, sus anfitriones. Han formado «una cuadrilla vasco chilena», como les gusta decir. Y han recorrido estos días la costa vasca, con paradas en Lekeitio, Zumaia, Hondarribia y Donostia, entre otros. «El escenario donde se rodó 'Juego de Tronos' en Zumaia me ha parecido precioso», apunta Paula.

Israel del Val y Elena Fernández han elegido un plan de familia. Junto a sus hijos Elisa y Martín, y sus cuñados Leire e Iker y la pequeña Garazi, que han venido a pasar el día, se quedarán esta Semana de Pascua. La ruta les llevará de museos, al Aquarium, Eureka y al monte Igeldo. «Desde que tuvimos a los críos no habíamos vuelto y ya tocaba. Nos encanta Donostia», dicen estos logroñeses.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos