El pluviómetro de Deskarga midió 61 litros en una hora, récord de Gipuzkoa en cien años

El pluviómetro de Deskarga midió 61 litros en una hora, récord de Gipuzkoa en cien años

La Diputación niega que las obras de la GI-632 agravaran la situación por la tromba de agua en Antzuola y pide que no se utilice esta cuestión para obtener «réditos políticos sin base alguna»

SONIA ARRIETA

El pluviómetro del puerto de Deskarga midió ayer un récord de 61 litros de agua por metro cuadrado en una hora, el mayor registro histórico recabado en Gipuzkoa en los últimos cien años, que supera ampliamente la marca anterior de 49 litros por metro cuadrado.

La Diputación de Gipuzkoa ha dado a conocer este lunes este dato en una nota de prensa en la que informa del inicio de los trabajos conjuntos con los ayuntamientos de Antzuola y Bergara para afrontar los daños ocasionados por las lluvias en ambas localidades, especialmente en la primera de ellas.

En este comunicado, el portavoz foral, Imanol Lasa, ha explicado que las trombas de agua caídas en la comarca del Alto Deba en las últimas horas fueron tan intensas que, según el citado medidor de Deskarga, en solo diez minutos se acumularon veinte litros de agua, un fenómeno meteorológico «extremo y muy localizado en esta zona» ante el que, según ha dicho, no hay previsión ni defensa posible?. Lasa ha desvelado que uno de los puntos más conflictivos se situó en la carretera GI-632, entre Antzuola y Bergara, donde la calzada se inundó y tuvo lugar un desprendimiento.

La Diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, se puso en contacto ayer con los alcaldes de Antzuola, Beñardo Kortabarria, y la alcaldesa de Bergara, Elena Lete, para informarles de la situación, y poner a su disposición los medios forales. De esta manera, las tres instituciones estuvieron coordinadas en los trabajos de limpieza de la carretera, que permitieron despejar el desprendimiento y abrirla a las 5.30 horas de hoy, aunque continúa bajo la supervisión del personal técnico.

Salidas de los bomberos

El Servicio de Bomberos de la Diputación efectuó seis salidas, dos en Bergara y cuatro en Antzuola, en las que movilizó 13 vehículos y 21 efectivos de los parques de Legazpi y Oñati para atender a distintos problemas ocasionados por el agua.

Asimismo, operarios del departamento de Infraestructuras Viarias han realizado trabajos de urgencia, «limpiando las canalizaciones y colaborando en la limpieza de los municipios afectados».

Por otra parte, técnicos de la Diputación inspeccionaron ayer el estado de las obras de último tramo de la GI-632, que no ha sufrido «daños de consideración», si bien las lluvias afectaron «parcialmente» la zona de las casetas de la UTE encargada de la construcción.

El portavoz foral ha señalado que la obra ha aumentado el «arrastre de materiales», pero que los daños obedecen a la «extraordinaria cantidad de agua caída» desde la parte superior del valle, y no a la «obra en sí» y «dos de los puntos más afectados, la citada curva de la GI-632 y la zona de las casetas, son zonas en los que no hay ningún trabajo».

«El alcance de las inundaciones va mucho más allá, como se ha visto en otras localidades de Euskadi, y habría tenido una incidencia clara independientemente de la obra», ha subrayado, al tiempo que ha pedido que no se liguen las dos cuestiones «de forma malintencionada» y con el fin de obtener «réditos políticos sin base alguna».

Aviso amarillo

Por otra parte, el Departamento vasco de Seguridad ha activado otro aviso amarillo por lluvias intensas para mañana, desde la medianoche hasta las seis de la tarde, tanto en Bizkaia como en Gipuzkoa.

Según ha precisado la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología, mañana las precipitaciones podrían superar los 15 litros por metro cuadrado en una hora en puntos de la vertiente cantábrica, donde se esperan chubascos que pueden ser localmente tormentosos y fuertes. De hecho, a lo largo de la jornada puden acumularse más de 50 litros por metro cuadrado en algunos municipios de la vertiente cantábrica.

Euskalmet pronostica para mañana cielos muy nubosos, especialmente durante la primera mitad del día, viento flojo a moderado del norte y ligero descenso de las temperaturas.

Para el miércoles se esperan también cielos nubosos o muy nubosos, con chubascos débiles, localmente moderados, sobre todo en el este de la comunidad, viento flojo variable, descenso de las temperaturas mínimas y máximas sin cambios o en ligero ascenso.

Para el jueves la Agencia Vasca de Meteorología anuncia intervalos nubosos, posibles chubascos débiles a moderados por la tarde, viento flojo con predominio de la componente sur, y moderado o notable ascenso de las temperaturas máximas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos