La planta de Epele vende la mitad del compost generado

Vista de la planta de compostaje de Epele, en el barrio Angiozar de Bergara. /MORQUECHO
Vista de la planta de compostaje de Epele, en el barrio Angiozar de Bergara. / MORQUECHO

Este año, que rinde al 40% de su capacidad, ha obtenido 1.843 toneladas de abono, de las que ha conseguido vender 953

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Aún no está preparada para funcionar a pleno rendimiento, pero la planta de compostaje de Epele ya ha arrojado algunos datos sobre las pruebas realizadas hasta el momento. La infraestructura que se empezó a construir en la pasada legislatura, bajo el mandato de EH Bildu, y cuya primera fecha de inauguración se fijó para inicios de 2015, aún se somete a obras de reparación aunque ya trabaja a un 35-40% de su capacidad. Según un informe de Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa (GHK), en lo que va de 2017 se han recogido 4.141 toneladas de bioresiduo, de donde se han obtenido 1.843 toneladas de compost.

La proporción encaja con los planes encomendados a la instalación, que pasan por generar entre 3.000 y 4.000 toneladas de compost a partir de las 10.000 toneladas de residuos orgánicos que podrá albergar una vez que se resuelvan todos los problemas técnicos. La relación que no resulta tan satisfactoria atañe a la capacidad de comercializar el abono obtenido. Según el citado informe, este año se han vendido 953,46 toneladas, es decir, la mitad de lo generado.

A principios de la legislatura, un estudio encargado por la Diputación concluyó que «no se han desarrollado unas estrategias de comercialización sólida y definida que pongan en valor el producto». En 2015 el volumen comercializado fue de 609 toneladas a partir del producto conseguido en la planta de Lapatx (entre 850 y 1.000 toneladas), según fuentes forales. El reto ahora es siete veces más exigente y el Gobierno foral considera un «reto de lo más ambicioso» colocar esas 3.000-4.000 toneladas. A partir del resultado que se obtenga hasta otoño de 2019 del esfuerzo en materia de comercialización, el Consorcio deberá tomar decisiones. La Diputación ya adelantó que lo ideal será destinar a la planta de Epele la cantidad de bioresiduo cuyo compost se pueda colocar y derivar el resto a la planta de biometanización que se contempla en el Complejo Medioambiental de Zubieta.

4.141 toneladas

de bioresiduo ha recogido en 2017 Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa en la planta de compostaje de Epele que todavía está siendo equipada debidamente. La cantidad equivale aproximadamente al 40% de lo que podrá recoger cuando funcione a pleno rendimiento.

Entre tanto, se ha adjudicado ya la obra de un nuevo depósito pluvial que subsanará los «graves defectos» de abastecimiento de agua de esta infraestructura, según GHK. Una obra cuyo coste derivará a las empresas que diseñaron la planta, a las que responsabiliza de las «deficiencias técnicas».

GuraSOS, en el Parlamento

Por su parte, GuraSOS se reunió ayer con todos los grupos políticos del Parlamento Vasco para transmitirles la necesidad de abordar el debate sobre la política de residuos desde una perspectiva autonómica. Su portavoz, Joseba Belaustegi, subrayó que la ley establece el deber de aprobar un plan autonómico de infraestructuras de residuos sólidos urbanos que hoy no existe. Concluyó que «el debate no debe ceñirse a incineradora sí o incineradora no, sino al análisis de si es necesario una planta así en el ámbito de la Comunidad Autónoma Vasca».

Más

Fotos

Vídeos