El plan de prevención del cáncer de cérvix arranca hoy en Gipuzkoa

Laboratorio del Hospital Universitario Donostia donde se analizan miles de pruebas. /ARIZMENDI
Laboratorio del Hospital Universitario Donostia donde se analizan miles de pruebas. / ARIZMENDI

25.000 vecinas del Bajo Deba, de entre 25 y 35 años, serán las primeras citadas para una citología en el nuevo programa de cribado de Osakidetza

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ SAN SEBASTIÁN.

El nuevo programa público de prevención del cáncer de cérvix arranca hoy en Gipuzkoa. La primera fase del plan desarrollado por Osakidetza se lanza en la comarca del Bajo Deba, a la que le seguirán a lo largo del año el resto de zonas hasta extenderse a todo Euskadi en 2019.

En este primer tiempo, 25.000 mujeres de entre 25 y 35 años serán citadas por carta para una citología, la prueba ginecológica con la que se puede detectar el cáncer de cuello de útero, una enfermedad de la que se detectan entre 60 y 75 casos al año en Euskadi. No es una prevalencia elevada, pero el Departamento de Salud que dirige Jon Darpón sí considera que el acceso a la prueba debe llegar a más volumen de población. Hasta el momento, Osakidetza realiza un cribado «oportunista», es decir, las mujeres de entre 25 y 64 años pueden realizarse la prueba pidiendo una cita en su centro de salud. La recomendación de los profesionales es que se repita cada 3 o 5 años, en función de la edad, si no se ha detectado ningún problema. Hoy en día, el 40% de mujeres ya se están realizando esta citología de control, pero se han detectado «desigualdades» en el acceso. Las mujeres de más edad y con menores recursos económicos visitan menos al ginecólogo, pese a tener disponible la opción de realizarse estos chequeos.

Para mejorar resultados y lograr una mayor cobertura, el Departamento ha decidido implantar un programa de cribado, como el que ya existe para detectar el cáncer de mama y el cáncer de colon. Osakidetza citará cada tres años a las mujeres de entre 25 y 34 años, y cada 5 años a las de 35 hasta 65. El sistema que se seguirá es el mismo que con el del cáncer de mama. Las mujeres serán citadas por carta, donde se les indicará el lugar y la hora para poder realizarse la citología, una prueba eficaz para detectar si han empezado a crecer de forma incontrolada las células del cuello del útero. Si el resultado es negativo, la mujer será informada por carta y se le citará para la siguiente revisión. Si, en cambio, se detecta un problema, entonces se le derivará al ginecólogo para pruebas complementarias y seguir el tratamiento adecuado.

Los expertos han señalado que la detección precoz, como en otro tipo de enfermedades, es clave para poder tratar con éxito este cáncer. Desde que aparecen las primeras células precancerosas hasta que se desarrollar el cáncer pueden pasar muchos años», «por lo que hay tiempo para detectarlo y tratarlo», subrayan desde Osakidetza.

El cáncer de cérvix está asociado al virus del papiloma humano, que se transmite a través de las relaciones sexuales y es muy frecuente. La mayoría de las veces la infección desaparece -el propio organismo lo elimina-, aunque en algunos pocos casos se mantiene, pudiendo provocar cáncer de cuello uterino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos