Un plan pionero en Gipuzkoa dará un piso a diez 'sin techo' para que rehagan sus vidas

Un voluntario ofrece comida a un ciudadano que duerme en un cajero de San Sebastián en el marco de una campaña de ayuda a los sin techo.
Un voluntario ofrece comida a un ciudadano que duerme en un cajero de San Sebastián en el marco de una campaña de ayuda a los sin techo. / USOZ

El primer usuario de 'Housing First' accederá este viernes a un apartamento en Donostia. La Diputación impulsa la iniciativa de la Fundación Rais con la ayuda del Ayuntamiento de San Sebastián y otros cinco consistorios del territorio

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

La definición de una persona 'sin techo' recoge una ristra de desgracias agravadas a la intemperie. Alude a un compendio de problemas detonados a pie de calle, no solo a la circunstancia de no contar con un hogar. Pero la propia literalidad del término sugiere el primer ingrediente del antídoto. Un techo. «¿Y si empezamos por la vivienda?», propone el lema del programa 'Hábitat' que impulsa la Fundación Rais y que esta semana va a empezar a implantarse en Gipuzkoa de la mano de la Diputación.

A partir del viernes, diez personas sin hogar irán entrando de manera escalonada en viviendas unipersonales en el marco del programa piloto Housing First que la institución foral ha incluido en el Plan Elkar-Ekin de Inclusión Social de Gipuzkoa 2016-2020. Las cinco primeras recalarán en Donostia, cuyo Ayuntamiento -a través de Etxegintza- ha cedido cinco apartamentos para la causa. Las otras cinco se instalarán progresivamente en otros municipios del territorio.

La filosofía del proyecto concibe el hogar como el desencadenante de una serie de mejoras que saquen a la persona de su exclusión severa. La Diputación ya cuenta con servicios-alojamientos que atienden a personas en exclusión social, pero mediante este proyecto pone en marcha una forma diferente de abordar la inclusión social. «Facilitar un alojamiento adecuado es un requisito previo a resolver otros problemas sociales y sanitarios», señala la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña. Defiende que el programa busca «trascender de la intervención que satisface las necesidades de supervivencia para lograr un clima de hogar en el que cada una de las personas sean capaces de creer en sí mismas».

El Ayuntamiento de Donostia ha sido el primero en decir 'sí'. Sí a la iniciativa de la Diputación y sí al reto lanzado hace un año por Richard Gere. En el último Zinemaldia, el actor y su pareja, Alejandra Silva -madrina de la Fundación Rais- trasladaron al alcalde la necesidad de avanzar en medidas para prevenir y dar respuesta al 'sinhogarismo' en la ciudad y Eneko Goia recogió el guante. Gere visitó la capital guipuzcoana con el doble propósito de presentar la película 'Invisibles', en la que interpreta a un 'sin techo', y hacer campaña a favor del programa Housing first visitando, junto al propio Goia, la sede de Rais en la calle San Bartolomé de Donostia.

Plazo de cuatro años

A partir de entonces, Diputación, Ayuntamiento donostiarra y la fundación han trabajado de manera coordinada para implementar por primera vez en Gipuzkoa esta modalidad de ayuda. El Servicio Municipal de Urgencias Sociales (SMUS) confeccionó una lista con veinte candidatos a participar en el programa -quince hombres y cinco mujeres- y, con la colaboración de Rais, la semana pasada se seleccionaron los cinco primeros 'sin techo' del territorio que tendrán acceso a un apartamento para reconducir sus vidas.

«Facilitar un alojamiento adecuado es un requisito previo a resolver otros problemas sociales» Maite Peña, Diputada de Políticas Sociales

«Teníamos que estar presentes en esta innovación social que nos genera gran expectación» Aitziber San Román, Concejala Acción Social (Donostia)

«El 100% de participantes ha permanecido en la vivienda un año después de su entrada hasta ahora» Fundación Rais

La concejala de Acción Social de Donostia, Aitziber San Román, explica que «hemos dicho que sí porque teníamos que estar presentes en esta innovación social y porque nos parece que podemos dar una oportunidad a algunas personas, que ya tienen dónde construir una vida. Tenemos una gran expectación por saber hasta dónde puede llegar esta iniciativa».

La iniciativa se ha organizado para personas sin hogar con una trayectoria media de nueve años viviendo en la calle y con problemas asociados como enfermedad mental, consumo de drogas o alcohol, o discapacidad. El proyecto guipuzcoano parte con un plazo de cuatro años y una inversión por parte de la Diputación de 30.000 euros. Centra sus esfuerzos en aquellas personas susceptibles de llevar una vida en comunidad y para facilitar el proceso, el proyecto prevé una labor de acompañamiento a quienes dejan de ser 'sin techo'.

El departamento foral de Políticas Sociales, junto a Rais y los municipios participantes, se encargará de realizar la evaluación periódica del proyecto. Según la Fundación Rais, de momento, el 100% de participantes ha permanecido en la vivienda que les facilita el programa un año después de su entrada en otros municipios del Estado.

El actor Richard Gere emplazó a Eneko Goia a tomar medidas contra el 'sinhogarismo' en Donostia

La Diputación, Rais y los ayuntamientos realizarán una evaluación periódica del programa Housing First

Pero el mejor análisis procede del testimonio de usuarios en ciudades como Barcelona, Madrid o Málaga. «No te sientes persona en la calle. No sientes que perteneces a ningún lado». «Lo que he recuperado, primero es la autoestima. He recuperado aficiones, costumbres que no podía tener». «Tener casa es el primer paso para dar el segundo que es llegar a desarrollarte un poco más y a ser posible encontrar un trabajo para mantenerte a ti mismo». «Mi vida ha cambiado el 100%. Antes siempre estaba enferma. Este año que tengo piso no he estado ningún día en el hospital».

La cesión de un apartamento no privará a las diez personas seleccionadas para el programa de acceder a otros servicios sociales. La clave del proyecto, según Maite Peña, radica en que «la vivienda es el lugar de residencia, de intimidad y de seguridad. Si es necesario algún tipo de tratamiento, éste se realizará desde los recursos y servicios a los que accede el resto de la ciudadanía».

Más

Fotos

Vídeos