Pili Romea: «Fue como un sueño, siempre esperé esto y ayer pasé toda la jornada levitando»

Pili Romea en el Boulevard donostiarra, junto al quiosco, hoy casi solitario./MICHELENA
Pili Romea en el Boulevard donostiarra, junto al quiosco, hoy casi solitario. / MICHELENA
Pili Romea, feminista activa y ama de casa

Después de tres hijos, uno de ellos con una enfermedad que le llevó a la muerte, y cuidar a su abuela, sus tías y a su madre, descubrió que había otra mujer en ella

A. VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

Pili Romea, feminista activa desde los 65 años e interesada desde siempre en el mundo asociativo, está en plena resaca emocional del 8 de marzo. Por eso, ni siquiera se ha quitado los símbolos que lució durante todo ese día. Las movilizaciones a las que asistió y la gran manifestación que desbordó San Sebastián a partir de las 8 de la tarde fueron para ella como cumplir un sueño. Llevaba años esperando una movilización similar.

- Sigue emocionada por la reivindicación de este jueves 8 de marzo. Se le nota en la cara.

- Salieron a la calle mujeres que nunca lo habían hecho, había mucha gente joven, las personas del colectivo al que pertenezco, Dandai, estaban allí. Un momento muy especial fue cuando me quedé sola y memezclé con un grupo de gente joven en el que también había algún chico. No sabes lo que me reía cuando les oía pedirse unos a otros sugerencias sobre cánticos contra Munilla. Yo les animé a hacerlo. Porque la del jueves fue una reunión alegre, solidaria, nada agresiva. Un momento de compartir, de encontrar a mujeres a las que nunca hubiera imaginado ver. ¡Si es que me pasé el día levitando!

- ¿Se imaginaba algo así? El seguimiento fue todo un hito.

- Es fácil decirlo ahora, pero dos días antes empecé a notar un run run en el autobús o en las tiendas, toda la asociación a la que pertenezco parecía muy interesada y la gente hablaba de la huelga, de la brecha salarial, de los derechos de las mujeres. Incluso hablaban esos mismos políticos que como Mariano Rajoy siempre dicen que no toca, ¡vamos! que nunca es el momento de hablar de las mujeres. Esta vez había algo en el ambiente. Aquí, en la Casa de las Mujeres, los pañuelos morados duraron dos días, nos dijeron que se agotaron las cintas para hacer lazos en las tiendas chinas. June, (sentada junto a ella), te lo puede confirmar. (June, que pasó todo el día llorando de la emoción,lo confirma)

- ¿Cómo empezó en este mundo?

- Hace muchos años me inscribí en una asociación, en Dandai, no podía ser activa y participaba a intervalos. Entré en esa fase de cuidadora, no solo por mis tres hijos, sino porque también hubo que atender a mi abuela, a mis tías, a mi madre, que padeció un parkinson terrible. También a mi hijo, que murió. Quería mucho a todos y cuando acabó ese papel me quedé fatal.

- Y poco a poco descubrió que había una mujer distinta dentro de usted a la que ni conocía

- Volví a Dandai y me mantuvieron activa. Empecé a acudir como su representante al Consejo de Igualdad del Ayuntamiento, a reuniones con la Diputación o Emakunde. Descubrí un mundo nuevo, una mujer que no sabía que había en mí y me di cuenta de que, inconscientemente, no solo yo sino tantas otras habíamos vivido sometidas. No teníamos derecho a dinero propio, para todo se exigía el permiso del marido y ni siquiera nos parecía raro. Yo tuve suerte con mi pareja, pero ha habido casos terribles

- Y ahora, con sus 75 años es feminista como la que más.

- Lo que pasó este 8 de marzo, esa gran movilización ha hecho que me ratifique en lo que pienso. Sobre todo viendo a las chicas jóvenes que saben que se pueden encontrar con muchas desigualdades, por ejemplo a la hora de encontrar trabajo. Es cierto que hubo un momento en el que pensé que el feminismo estaba trasnochado, pero también que mucha gente no sabe si quiera lo que es. Las palabras de algunas autoridades lo han demostrado. De Munilla prefiero no hablar, pero es una demostración de cuánto retrógrado queda todavía en esta sociedad, de cuántos pasos hay que dar. Ver hombres en nuestra manifestación me hizo ilusión de todas formas

- Defiende el papel del feminismo radical.

-Es que gracias a esas radicales se consiguieron cosas en aquellos tiempos en los que no había libertad,y se jugaron el tipo. Otra cosa es el que se practica actual.

- ¿A partir de ahora?

- Están obligados a escucharnos, las cosas tienen que cambiar, hemos sido muchas las que hemos salido a la calle. Pero, ¿sabes? No me fío nada de lo que pueda pasar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos