Piden 6 años para una mujer que incendió un piso en San Sebastián por desavenencias con la dueña

El tejado quedó destrozado tras el incendio. / ARIZMENDI
El tejado quedó destrozado tras el incendio. / ARIZMENDI

El siniestro generó importantes daños materiales en el edificio, donde los vecinos estaban hartos del comportamiento de la acusada y su familia

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

La Fiscalía de Gipuzkoa solicita seis años de prisión para una mujer a quien se le acusa de incendiar una vivienda en Donostia por las desavenencias que tenía con la propietaria del piso, a la que debía diversas mensualidades. El suceso produjo cuantiosos daños materiales en el inmueble así como en el resto del edificio. Solo los desperfectos que se generaron en los elementos comunes del edificio superaron los 44.000 euros.

El caso, que será juzgado en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, se remonta a la tarde del 17 de noviembre de 2011. El fiscal sostiene que la acusada mantenía serias discrepancias con la propietaria del inmueble que le reclamaba el pago de varias mensualidades, además de otras sumas por haber causado daños en la vivienda.

Según el escrito de la Fiscalía Provincial, la acusada, «con ánimo de dañar la vivienda», vertió alcohol u otro líquido inflamable, y prendió fuego. Seguidamente, abandonó la casa y se alejó.

El fuego comenzó en el sexto piso del número 52 de la calle Eskalantegi de la capital guipuzcoana y causó daños importantes en la parte superior del inmueble. Además, afectó al edificio colindante, el número 50. El fuego dejó la vivienda prácticamente arrasada y el humo así como el agua de la extinción hicieron que las casas del piso quinto quedaran impracticables, por lo que aquella noche cuatro familias tuvieron que ser realojadas.

La Fiscalía solicita para la acusada una condena de 6 años de prisión. Además, reclama el pago de diversas cantidades indemnizatorias que oscilan entre los 44.000 euros por los desperfectos en los elementos comunes, y los 15.000 de un particular, pasando por los 34.000 euros de otro damnificado.

Tras el siniestro, los vecinos responsabilizaron de lo sucedido a la familia que residía en la casa, a la que acusó de haber generado un sinfín de conflictos. Dijeron que en el tiempo que permanecieron en la vivienda les hicieron la «vida imposible».

Los perjudicados recordaron que aun cuando habían denunciado este incívico comportamiento en numerosas ocasiones, nadie les había hecho el menor de los casos. «Una de estas familias te arruina la vida», señaló uno de ellos.

Los mismos vecinos dijeron que en numerosas ocasiones tuvieron que soportar algunas situaciones humillantes y, en este sentido, precisaron que si en alguna ocasión alguien se atrevía a llamarles la atención, la respuesta que encontraban era, bien un escupitajo, rayones en la puerta o incluso un excremento de perro en el felpudo de la casa.

Además del delito de incendio, sobre la acusada recae también la imputación de amenazas.

La fecha para la celebración de la vista no está señalada todavía pero fuentes consultadas indican que podría tener lugar a mediados del año próximo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos