Piden 5 años para un instructor de judo por estafar 240.000 euros a un club guipuzcoano

Piden 5 años para un instructor de judo por estafar 240.000 euros a un club guipuzcoano

Los hechos, que serán juzgados próximamente en la Audiencia de Gipuzkoa, habrían sucedido entre 2007 y 2913

EFE

La Fiscalía de Gipuzkoa pide cinco años y medio de cárcel para un instructor de judo acusado de estafar más de 240.000 euros, a lo largo de siete años, al club en el que trabajaba y en el que también desempeñaba funciones de administrador.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que hoy ha tenido acceso EFE, el procesado comenzó a trabajar en el club como instructor en 1994 aunque, posteriormente, también fue contratado como administrador a partir de 2009.

Los hechos, que serán juzgados próximamente en la Audiencia de Gipuzkoa, habrían sucedido entre 2007 y 2013, período en el que el hombre estuvo autorizado para manejar la cuenta bancaria de la entidad, de forma que «disponía de los fondos» del club y «estaba al cargo de ingresos, gastos, cobros y pagos», debido a que tanto los socios como la junta directiva de la entidad «tenían plena confianza en él».

El texto de la Fiscalía aclara que esto era así «por el largo período de tiempo» que el procesado «llevaba vinculado a la entidad», además de ser «la persona que se encargaba de la organización y desplazamientos del club». De esta manera, el procesado presuntamente «fue detrayendo y haciendo suyas» distintas cantidades de la cuenta bancaria de la entidad «valiéndose» de su situación y de la citada confianza «con el propósito de enriquecerse injustamente«.

Para ello, en cada uno de los ejercicios mencionados, presuntamente cargó distintas cantidades económicas en su propia tarjeta bancaria, emitió decenas de cheques que supuestamente «hizo suyos mediante su cobro directo, por medio de otras personas» o pagando con ellos «sus propias deudas», además de realizar distintos cargos en la cuenta bancarias del club.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida agravada por el que reclama cinco años y medio de reclusión para el encausado, que abone una multa de 3.300 euros y que compense a la sociedad perjudicada con la cantidad estafada, incrementada en los correspondientes intereses legales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos