El PSE pide a los Gobiernos español y francés un tren entre Donostia y Baiona

Odón Elorza ha recordado que esta infraestructura será posible con el final de las obras que permitirán salvar el diferente ancho de vía existente todavía entre Francia y España

EFE

El PSE/EE de Gipuzkoa ha reclamado al Gobierno español que gestione con su homólogo galo "la puesta en servicio de un tren transfronterizo que conecte San Sebastián y Baiona" como "ejes de la Eurociudad Vasca".

Según informa el Partido Socialista en una nota, su diputado Odón Elorza ha registrado una proposición no de ley en este sentido en la mesa del Congreso, que ha dado a conocer en una rueda de prensa celebrada en San Sebastián.

Esta iniciativa pide al Ministerio de Fomento que aborde el asunto con la implicación del Gobierno Vasco y Diputación de Gipuzkoa, "con el fin de favorecer la movilidad sostenible en el territorio así como la cohesión social, la cooperación y colaboración en materias económicas y culturales en el ámbito de la Eurociudad Vasca".

Elorza ha justificado la necesidad de un tren "moderno, regular y con espacio para llevar bicicletas", por "el gran número de turistas que acuden a San Sebastián procedentes del País Vasco francés, así como el desplazamiento de muchos guipuzcoanos a las localidades del otro lado del río Bidasoa".

Ha recordado además que "el importante volumen que ha adquirido esta movilidad ciudadana, especialmente en verano, supone el uso obligado del coche para miles de familias, con los problemas existentes en la autopista de peaje, las dificultades de acceso y circulación por San Sebastián y las lógicas incomodidades para aparcar en Biarritz, Irun, Bayona o San Sebastián".

"Sin embargo -ha añadido-, una alternativa acorde con los objetivos sobre cambio climático, en pleno siglo XXI, está inventada. Por ello, no se entiende que, formando parte de la UE, la distancia de 50 kilómetros entre las dos capitales no se pueda superar mediante una oferta de trenes en condiciones".

Ha recordado además que un tren Baiona-San Sebastián, sin transbordo en Hendaya, será posible con el final de las obras que permitirán salvar el diferente ancho de vía existente todavía entre Francia y España.

Elorza ha opinado que este proyecto ferroviario será posible en la medida en que los Gobiernos de Francia y España "marquen directrices claras a los organismos implicados, como Adif, Renfe y la SNCF francesa, para que se pongan a resolver las cuestiones técnicas, administrativas y de viabilidad comercial de la nueva línea".

Ha explicado también que para impulsar este proyecto, se tiene que firmar un acuerdo político y un convenio de financiación entre los Gobierno de Francia y España, con la colaboración del Consejo Regional de Aquitania, la Diputación foral, el Gobierno de Euskadi y la Eurociudad Vasca.

Por otra parte, el Gobierno Vasco ha hecho pública hoy una nota en la que recuerda la existencia de varios estudios sobre este asunto, alguno aún en fase de elaboración, con los que el Ejecutivo autonómico "contará con las herramientas y análisis necesarios para la posible puesta en marcha de trenes entre Bayona y Donostia", tras un trabajo "riguroso" que "tenga en cuenta todos los aspectos que engloba un servicio ferroviario de este tipo".

Ha indicado que este proyecto "supone una nueva oportunidad para Euskotren, que en la actualidad dispone de licencia ferroviaria que le posibilitará gestionar y ofrecer los servicios" entre ambas ciudades.

"Euskadi se prepara así para la gestión del nuevo escenario transfronterizo, ya que estos estudios suponen un paso firme que revolucionarán la movilidad" entre Euskadi y el País Vasco francés, añade la nota, que destaca además la "función vertebradora" del tren que, según indica, permite avanzar "en la construcción nacional, eliminando la barrera ferroviaria existente".

El Gobierno Vasco concreta, en este sentido, que "una vez que en 2019 se ponga en funcionamiento el tercer carril entre Hendaya y Donostia, la interoperabilidad ferroviaria habrá dado un paso de gigante al solucionarse el problema de la diferencia de ancho de vía".

No obstante advierte de que además este problema, "existen otros" como "la diferente tensión de catenaria entre ambos lados de la frontera, la señalización propia de cada gestor de infraestructura, su reglamentación e, incluso, la demanda esperada" que, en su opinión, "no se pueden obviar.

"Por lo tanto, no basta con la simple adaptación de la infraestructura, sino que existen numerosos campos de trabajo en los que profundizar", insiste el Ejecutivo autonómico, quien considera que "los estudios puestos en marcha por parte de la Eurorregión", o suponen no obstante "un importante paso" en este sentido.

Fotos

Vídeos