«He perdido todos los muebles»

Los vecinos de Lasarte-Oria estuvieron en vilo al llegar el río al nivel rojo

Miguel Díaz, un comerciante de la zona de Brígidas que tiene almacén en la zona de garajes. /VALLÉS
Miguel Díaz, un comerciante de la zona de Brígidas que tiene almacén en la zona de garajes. / VALLÉS
TXEMA VALLÉSLasarte-Oria

Dos vehículos de la Guardia Municipal se encargaron de informar al vecindario de que el nivel del río comenzaba a ser crítico desde las 14.00, cuando se puso en marcha la alerta roja. A través de megafonía se avisó a los propietarios de los garajes, desde los aparcamientos de Michelin, Juan XXIII, Hipódromo etorbidea, los de Okendo, pasando por los de las Brígidas y Erribera que lo más aconsejable era que sacaran los vehículos por el riesgo de desbordamiento.

También se cortó, desde primera hora de la tarde el vial del tramo de la trasera de Erribera. Hubo temor, la hora crítica fue las 18.30 horas, pero según el jefe de la Guardia Municipal se tomaron medidas eficaces para que el posible desastre quedara controlado. Sin embargo, pese a la prevención y a que los propietarios se apresuraron a sacar los coches, hay una treintena de afectados por la inundación.

Entre ellos, Gurutze Agirretxe, que se encontraba ayer desolada por lo ocurrido. «Acababa de vender mi piso, porque ahora estoy viviendo con mi hijo cerca de las Brígidas. Aprovechamos su garaje para meter los muebles de la vivienda vendida. Con esta inundación, los he perdido porque han estropeado con el agua».

Los garajes de las Brígidas fueron al final los únicos afectados por las aguas de un río que alcanzó el nivel rojo y que causó pánico entre algunos vecinos temerosos ante lo que pudiera suponer la crecida. Según el jefe de la Guardia Municipal, «estos garajes están al mismo nivel que el río y cuando este sufre una crecida, no hay forma de que la bomba de achique pueda sacar el agua que entra. Dos trabajadores de la brigada están investigando por qué esa bomba ha dejado de funcionar con el objetivo de darle una solución».

Algunos vecinos contemplan el río.
Algunos vecinos contemplan el río. / VALLÉS

Miguel Díaz y su hijo Javier, son comerciantes de la zona y comentan que han pasado toda la noche en vela, achicando agua de los garajes de Brígidas. «Tenemos un almacén en dichos garajes y tanto mi hijo como yo -comenta Miguel-, nos hemos pasado la noche de guardia achicando agua con nuestra propia bomba. La verdad es que lo hemos pasado mal porque no estábamos seguros de que remitiría la crecida del río. La verdad es que, no sé lo que pasa, pero aunque han realizado hace años el encauzamiento del río, seguimos teniendo problemas en estos garajes. Habrá que buscar alguna solución».

Xabier Ugarte es uno de los afectados de los garajes de Brígidas y ayer al medio día se encontraba indignado por lo ocurrido. «Lo que sentimos, al menos yo, es una impotencia total, sobre todo porque no es la primera vez que ocurre esto. Desde que compraron el garaje mis aitas, hace ya 15 años ocurrían estas cosas. Llovía, subía el nivel del río, pero no se inundaban los garajes. Sin embargo, desde que realizaron el encauzamiento del río Oria, empezaron a subir las aguas. Al parecer, dicen que las bombas funcionan, pero no sé por qué razones, dejan de funcionar y se termina inundando todo. Con este problema hemos ido al Ayuntamiento a exponerlo, y no nos han hecho ningún caso; ya que como se demuestra los garajes se siguen inundando. Estamos pagando un canon importante y ni Moyua, que es la constructora, ni el Ayuntamiento, nos da ninguna solución al respecto. Otra vez ha vuelto a pasar».

Ayer al mediodía se dio por finalizada la alerta naranja por precipitaciones persistentes en toda Giopuzkoa y la pronta actuación del Departamento de Seguridad y la Guardia Municipal alertando de que se podía llegar a activar el Plan de Emergencias supuso que hubiera menos afectados y que solo las Brígidas fuera afectado por las aguas. Lasarte-Oria, sin embargo, vivió una jornada pendiente de la crecida del río.

Los coches quedaron en la calle.
Los coches quedaron en la calle. / VALLÉS

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos