El pequeño comercio donostiarra se beneficia del turismo veraniego

La mayoría de los visitantes extranjeros acuden principalmente a las franquicias, pero también a las tiendas de comerciantes locales

I. V. SAN SEBASTIÁN.

Muchos idiomas se han escuchado este verano por los comercios del centro de San Sebastián gracias al tirón turístico de la capital. Además del francés y del inglés con sus diferentes acentos (estadounidense, australiano o indio), el ruso o el japonés también han estado presentes en las tiendas donostiarras durante la campaña estival de las rebajas. Unos visitantes que, principalmente, se han dejado notar en las cadenas como Zara o Massimo Dutti del grupo Inditex, pero que también han visitado los pequeños comercios particulares, que les esperaban como agua de mayo. «Aunque es un turismo diesel», coinciden algunos de los comerciantes «porque hacen muchos kilómetros por nuestras tiendas, pero con poco gasto». Estas tiendas tienen más difícil competir de tú a tú con las grandes cadenas porque no pueden permitirse bajar tanto los precios como ellas. «Si ven que solo tenemos un 20 o 30% de descuento, se marchan directamente a las franquicias. Aún así, siempre recogemos algunas migajas, que son muy bienvenidas».

Por su parte, María Aguirre, propietaria de la tienda de moda Vuelve Marcela de la calle San Marcial donostiarra, sostiene que la campaña de verano ha ido muy bien, «con un 10% de aumento en las ventas con respecto al año pasado». Aunque reconoce que julio «fue más flojo» y destaca los buenos resultados de agosto «en el que facturamos hasta un 30% más, gracias en parte al turismo». Aguirre tiene claro quiénes son los mejores clientes: «Los estadounidenses compran mucho y, además, en una sola compra».

Fotos

Vídeos