«Las que peor lo pasan son familias con menores que ven el trasiego en la villa»

Vecinos de la zona reconocen que las personas que residen en la vivienda son «bastante discretas»

J.P. SAN SEBASTIÁN.

Vecinos del alto de Egia donde la Policía desmanteló la supuesta trama de explotación sexual en una villa adosada indicaron ayer que a las pocas horas de que culminara el operativo, «la casa estada de nuevo habitada por las mismas personas». Reconocieron que este tipo de actividad no resulta en modo alguno de su agrado, si bien admiten que el comportamiento de los residentes en la villa es «bastante discreto». Añaden que «los que peor lo pasan son los que residen enfrente, que ven que hay un trasiego constante de personas que entran y salen. Alguno de vecinos tienen hijos menores y no es agradable».

En relación con este caso, la portavoz del PSE-EE en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Susana García Chueca, se congratuló por la liberación de catorce personas que eran víctimas de explotación sexual en San Sebastián, al tiempo que solicitó que se «penalice la demanda y compra de prostitución».

García Chueca destacó en un comunicado la labor desarrollada por la Policía Nacional y denunció que la trata de personas es una vulneración de los derechos humanos que atenta contra la dignidad y ha pedido que se modifique la legislación para penalizar el «proxenetismo lucrativo» y sancionar la «demanda y compra de prostitución». En su opinión, es necesario «luchar para erradicar la trata de personas y la prostitución».

Fotos

Vídeos