«Pedimos control: actúan como taxis»

Los taxis de Donostia solo atendieron ayer servicios mínimos de emergencia y secundaron el paro en el sector. / ARIZMENDI
Los taxis de Donostia solo atendieron ayer servicios mínimos de emergencia y secundaron el paro en el sector. / ARIZMENDI

Los casi 700 taxistas de Gipuzkoa secundan el paro del sector contra el aumento de vehículos de alquiler con conductor conocidos como VTC

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

No paralizaron el territorio, pero la suma de planes que fueron capaces de trastocar consiguió que su reivindicación llegara ayer a la sociedad. Los casi 700 taxistas de Gipuzkoa pararon ayer entre las 11.00 y las 15.00 horas, coincidiendo con la celebración en Madrid de una numerosa manifestación convocada por la federación española del taxi. El sector en toda Euskadi estaba llamado a secundar un paro en protesta por la «uberización» que, según denuncia, está experimentando el transporte público urbano, en referencia al aumento de empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC). Según el presidente de la asociación guipuzcoana del taxi, Goio Alías, «el cien por cien de los taxistas del territorio ha secundado el paro y estamos satisfechos».

El representante de los taxistas del territorio explica que «lo que pedimos es que se cumpla la ley y que haya medidas de inspección» ante lo que considera «falta de control» hacia el negocio de los vehículos con chófer VTC. Entiende que su expansión «desvirtúa el equilibrio» con el sector del taxi, «porque nosotros tenemos la exigencia de ceñirnos a unas tarifas y ellos no. No son taxis pero actúan como taxis».

Un real decreto limita las licencias de los vehículos con chófer a una por cada 30 taxis, proporción que se cumple en Gipuzkoa después de que el departamento de Movilidad de la Diputación retirara 60 licencias a inicios de año a una firma madrileña. La diputada foral del ramo, Marisol Garmendia, confirmó ayer que «sigue habiendo demanda de empresas que quieren este tipo de licencias, pero no se están concediendo».

Sin embargo, los taxistas sienten la amenaza desde que algunas compañías han recurrido a la vía judicial para obtener los permisos, una vez que por vía administrativa no los conseguían. Según advierte Alías, «la justicia les está dando la razón» basándose en la llamada ley ómnibus que entre 2009 y 2015 «liberalizó» el sector y que «algunos quieren aprovechar para hacer negocio». Concluye que la peor combinación posible para el sector del taxi es la de «la falta de la inspección y la especulación».

Manifestación en Madrid

La problemática ha generado especial polémica en Madrid, donde ayer se reunieron miles de taxistas procedentes de todo el Estado. Protagonizaron una marcha presidida por pancartas en las que se podía leer «Por el cumplimiento de la ley» y «No a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y sus multinacionales. Por el servicio público del taxi». Los convocantes entregaron un escrito en el Congreso dirigido a los grupos parlamentarios con propuestas para asegurar el equilibrio entre VTC y taxis.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos