Impulso oficial a la obra que garantiza abastecer de agua a la mitad de Gipuzkoa

El Canal Bajo, construido en 1968, parte del depósito de la derecha de la imagen y lleva el agua hasta la potabilizadora de Astigarraga.
El Canal Bajo, construido en 1968, parte del depósito de la derecha de la imagen y lleva el agua hasta la potabilizadora de Astigarraga.

El Ministerio de Medio Ambiente da luz verde al proyecto de rehabilitación del Canal Bajo del Añarbe, una de las infraestructuras pendientes en el territorio

IRAITZ VÁZQUEZSan Sebastián

La construcción del Canal Bajo del embalse del Añarbe -una de las grandes obras pendientes en Gipuzkoa- recibió ayer un impulso definitivo después de que el Ministerio de Medio Ambiente anunciara que avala el proyecto que garantiza el abastecimiento de agua de la población de Donostialdea en caso de rotura, parada del servicio o reparación. Por lo tanto, dio luz verde a la rehabilitación de este maltrecho conducto del que depende el suministro de casi la mitad de la población del territorio, unos 300.000 habitantes.

Este paso «importante» se ha dado gracias a la declaración de impacto ambiental favorable de la Dirección General del Agua, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Esta obra que se contempla en el Plan Hidrológico del Cantábrico Oriental 2015-2021, entre los proyectos para «reducir los riesgos de abastecimiento ante accidente o rotura» de canalizaciones, se publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). De esta manera, se han incluido en él «los condicionantes reseñados» en la resolución y se producirá a la aprobación definitiva del mismo.

La cifra

24 millones de euros es el presupuesto inicial
La Confederación Hidrográfica del Cantábrico sufragará las obras en su totalidad, a través de la sociedad pública de gestión de la mancomunidad de Aguas del Añarbe. Confían en incluir la actuación en los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

El acuerdo en Madrid entre el Gobierno central y el PNV sobre el cupo y los Presupuestos Generales del Estado ha logrado desatascar proyectos que hasta ahora estaban paralizados. La del Canal Bajo del Añarbe es uno de los grandes proyectos pendientes en Gipuzkoa y se «confía en poder incluir esta actuación» en los presupuestos de 2018, informaron ayer desde la Subdelegación de Gobierno en Gipuzkoa.

«Interés general»

La ejecución de los trabajos correrá a cargo de la Administración del Estado, después de que fuera declarada de «interés general», como quedó recogido en la Ley de presupuestos de 2010. Por lo tanto, La Confederación Hidrográfica del Cantábrico sufragará las obras en su totalidad, a través de la sociedad pública de gestión de la mancomunidad de Aguas del Añarbe y el presupuesto inicial de la obra está cuantificado en 24.115.221,79 euros.

El subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, José Luis Herrador, manifestó su confianza en que una vez aprobado el proyecto definitivo, «la cada vez más favorable situación económica y presupuestaria, consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno durante los últimos años, permitirá incluir la consignación necesaria para acometer esta actuación en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018».

Construida en 1960, la infraestructura acumula desperfectos por el paso del tiempo. Según los gestores del Añarbe, es el elemento de la red con «mayor riesgo» de sufrir una avería. El conocido como Canal Bajo lleva el agua desde la presa del Añarbe hasta la estación potabilizadora de Petritegi en Astigarraga. De su buen estado depende el suministro de agua potable de diez localidades del Añarbe -Donostia, Errenteria, Hernani, Lasarte-Oria, Pasaia, Oiartzun, Urnieta, Lezo, Usurbil y Astigarraga-. Entre todos ellos suman más de 300.000 habitantes.

Según los técnicos, se trata de una conducción única, sembrada de «fugas y filtraciones», cuya reparación ha de hacerse en seco. Para ello, es necesaria la construcción de una alternativa, que utilizaría la cuenca del río Urumea como canal y cuyo proyecto lleva más de 20 años redactado a la espera de financiación.

Fotos

Vídeos