El parón de las obras en Gaintxurizketa, una nueva piedra en el camino del TAV

Los trabajadores se concentraron ayer en Gaintxurizketa para pedir explicaciones a Coprosa./DE LA HERA
Los trabajadores se concentraron ayer en Gaintxurizketa para pedir explicaciones a Coprosa. / DE LA HERA

La adjudicataria traslada, de forma interna, que es optimista sobre su situación concursal y la negociación que está manteniendo con los acreedores

AMAIA CHICOSAN SEBASTIÁN.

El parón en Gaintxurizketa es una piedra más en el camino. El TAV está acostumbrado ya a enfrentarse a contratiempos de diferente forma, razón y consecuencias, y a echar el freno y ampliar los plazos para que el tren circule a alta velocidad por Gipuzkoa. Tanto los trabajadores de Coprosa que construyen el tercer hilo entre Astigarraga e Irun como Adif confían, con diferente grado de optimismo, en que la situación financiera de la adjudicataria que ha provocado la paralización de las obras en este punto se resuelva y evite medidas «no deseadas» para los empleados y un aplazamiento de al menos medio año a unas obras que ya no estarían listas para 2019, cuando Fomento -encargado de su ejecución- y las instituciones vascas planeaban que la alta velocidad procedente de Francia llegara a Gipuzkoa y estrenara esa nueva era ferroviaria hasta la inauguración de la Y vasca.

Los 37 trabajadores del centro de Lezo, apoyados ayer por otros compañeros asturianos que se desplazaron a Gipuzkoa, permanecen desde hace una semana en casa con licencia retribuida hasta nuevo aviso. Una información sobre qué pasará con su futuro que Coprosa de momento no da. Apenas un mensaje en clave interna -la nueva consulta efectuada por este periódico no obtuvo respuesta- donde un responsable de la constructora se mostraba optimista sobre el resultado de las negociaciones que tienen en marcha con los acreedores. Pero a ELA, representante sindical de los trabajadores, y a ellos mismos las palabras no les bastan. Después de hacer pública ayer su inquietud por su futuro laboral con una concentración en el alto de Gaintxurizketa, junto a la entrada al túnel, hoy solicitarán en el Preco una reunión con Adif y con Coprosa para que les informen de la situación. El responsable sindical del sector de la Construcción en Gipuzkoa, Manu Tena, espera que pueda celebrarse el viernes o el lunes próximo.

«Esperamos que salgan del concurso», indica Tena porque la «entrada de un administrador concursal» suele resultar más perjudicial para los trabajadores, reconoce, al tiempo que reclama desde ya que en caso de resolución del contrato actual y de una nueva adjudicación «se subrogue a los empleados», que «ya están formados y capacitados para trabajar» en esta obra, donde se está utilizando una tuneladora única para ampliar el gálibo del túnel y adaptar la vía para a los trenes de alta velocidad.

Los trabajadores piden una reunión en el Preco con Coprosa y Adif para conocer su futuro laboral

El nudo de Bergara o el tramo entre Astigarraga y Hernani han estado años estancados

Adif, por su parte, está trabajando para «evitar la paralización» a largo plazo de las obras -aunque es posible que no pueda eludir algún retraso-; y para evitar bloqueos como los vividos en otros corredores, como la propia gestora recuerda.

Rediseños

La incertidumbre sobre la continuidad de los trabajos en Gaintxurizketa, que lleva un año en marcha y a la que le queda otro más, reaviva en la memoria esas otras paralizaciones que han lastrado la obra durante años. La más perjudicial, la del nudo de Bergara, cuyos trabajos aún no han empezado después de más de cuatro años de retraso desde su primera y malograda adjudicación hasta las definitivas, completadas hace apenas dos meses tras el rediseño de este nexo de unión entre los tres ramales de la Y vasca.

Los 48 meses de plazo de las obras sitúan su final, como muy pronto, en 2022, justo para que un año después se cumpla el nuevo plazo que desde hace un año defienden tanto Fomento -que preserva la encomienda de esta obra, así como de la de Gaintxurizketa- como el Gobierno Vasco, encargado del resto de la obra en Gipuzkoa. De momento, el 2023 se mantiene como plazo de inauguración del tren de alta velocidad vasco.

Para entonces, el Ejecutivo de Vitoria prevé acabar el otro tramo guipuzcoano que más retraso lleva, el situado entre Hernani y Astigarraga, paralizado también durante años. Según informan fuentes consultadas, esa paralización, está en vías de desbloquearse. Según el Gobierno Vasco, se ha solicitado la resolución del contrato anterior y se redactan los nuevos proyectos para finalizar lo que queda de tramo, mientras la actual adjudicataria está «rematando la obra realizada» por ella hasta el momento.

Más

Temas

Y Vasca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos