París, una hora más cerca desde hoy

Primer tren que completó el tramo París-Burdeos en la prueba de la nueva línea realizada hace un mes. / FABIEN COTTEREAU / SUD OUEST

La apertura de la línea Burdeos-Tours de alta velocidad deja en menos de 5 horas el viaje desde Hendaia. La mejora del tramo entre la muga y Baiona, y la nueva vía proyectada entre Dax y Burdeos restarán con los años más minutos a los trayectos

Amaia Chico
AMAIA CHICO

París está ya una hora más cerca. Los viajeros que se suban hoy al tren en Hendaia con destino a la estación de Montparnasse tardarán casi 80 minutos menos que ayer en plantarse en el corazón de la capital francesa. La inauguración de la nueva línea de alta velocidad entre Burdeos y Tours acorta significativamente el tiempo de viaje, por debajo de las 5 horas, y acerca un poco más Gipuzkoa a París y al resto de Europa en ese corredor ferroviario atlántico que, tramo a tramo, va limando minutos al reloj.

Lo de establecer un tiempo exacto de viaje entre Hendaia y París es complicado. Porque la decena de trenes que, cada día y en cada sentido, conectarán en temporada alta ambos puntos, registrarán pequeñas oscilaciones de varios minutos en función de paradas técnicas o de la necesidad de modular la velocidad de hasta 320 kilómetros por hora que como máximo alcanzarán los trenes a partir de Burdeos. Lo importante, no obstante, es que el viaje desde Euskadi a París pasará de las 6 horas y cuarto, a menos de cinco.

Concretamente, desde Euskotren, donde observan con expectación cada avance en la línea ferroviaria francesa, calculan que los trayectos más rápidos entre Hendaia y París se completarán en torno a las 4 horas y 55 minutos. Y en los viajes con más paradas, los usuarios tardarán unos quince minutos más en llegar a destino. Lo que no cambia, de momento, son los trayectos desde Hendaia a Baiona -unos 50 minutos-; y de Hendaia a Burdeos -2 horas y 40 minutos-, puesto que la mejora sustancial llega a partir de la capital de Nueva Aquitania.

El Gobierno Vasco, que hoy participa en el viaje inaugural en Burdeos, aplaude el avance

Una decena de trenes en cada sentido conectará cada día Hendaia y París

Allí, se celebrará hoy la inauguración de la línea de alta velocidad que hace un mes ya permitió al primer tren de prueba salvar los 590 kilómetros que separan ambas ciudades en poco más de dos horas. Exactamente, aquel convoy completó el trayecto en 2 horas 8 minutos, cuatro más de los calculados por SNFC. A partir de hoy, alguno de las treinta conexiones diarias con París tiene margen para reducir esos minutos extra.

El Gobierno Vasco, que hoy estará presente en Burdeos en el viaje inaugural a través del director general de Euskotren Imanol Leza, va contando por su parte las horas, los días y los años para que Euskadi se conecte a alta velocidad con Europa. Fuentes de la empresa ferroviaria vasca explican que, después del importante salto hacia delante que hoy se dará en Burdeos, la renovación del tramo ferroviario entre Baiona y Hendaia que se está llevando a cabo «reducirá» algo más el tiempo de los viajes desde la frontera a cualquiera de las ciudades francesas que jalonan el corredor hasta París. Pero también miran a más largo plazo, a cuando la 'Y' vasca esté concluida en 2023 y las autoridades francesas avancen en la mejora de los diferentes tramos de alta velocidad -ya con ancho UIC- que quedan desde Hendaia hasta Dax.

La meta, cuatro horas

Las mismas fuentes recuerdan que el trazado de la variante Burdeos-Dax está en fase de tramitación. Y que esa línea, concebida para viajeros «aunque en Francia no existe el problema del ancho de vía para el tráfico de mercancías» como aquí, supondrá otro hito en la mejora sustancial de los tiempos de viaje. El problema es que la culminación de ese trazado aún queda lejos, 2027-2030. Pero para entonces, cuando el TAV vasco ya lleve años en marcha, Baiona y París estarán a solo 3 horas y 25 minutos. Y «será posible viajar desde Donostia a París en menos de cuatro horas y media».

El cronograma que el Ejecutivo vasco tiene diseñado a corto, medio y largo plazo sobre el corredor ferroviario contempla tanto las obras que dependen de su gestión como las que no controla directamente, pero también le terminarán repercutiendo. Así, su participación en la Eurorregión le sirve para contrastar proyectos y vigilar que las autoridades francesas tampoco bajen la guardia en lo que se refiere a las obras más próximas a la frontera con Gipuzkoa, donde Euskotren prevé además mejorar la interconexión entre su estación y la de SNCF en Hendaia para facilitar el transbordo entre el tren y el Topo.

En esa secuencia de futuras obras, la meta final se establece, sin fecha fija, cuando se culmine el último tramo del TAV vasco -la nueva vía que conectará Irun con Oiartzun y Astigarraga-. Un trazado que permitirá la conexión de viajeros y mercancías a ambos lados de la muga a más de 220 km/h y que podría dejar el viaje entre Donostia y París en 4 horas.

Fotos

Vídeos