Una oportunidad santa para el comercio

Las tiendas ofrecen productos variados. / P. M.
Las tiendas ofrecen productos variados. / P. M.

Las pequeñas tiendas, desde las más recientes a las más longevas, se suman a la apertura en estos festivos

ANA VOZMEDIANO SAN SEBASTIÁN.

Koldo abrió su negocio de alimentación, complementos deportivos y de zapatillas el pasado mes de junio. Es su primera Semana Santa como comerciante en la Parte Vieja de Donostia, lugar en el que amplió su aventura empresarial que ya había emprendido en Oiartzun. Abrirá en estas fechas festivas, ayer ya lo hizo a la espera de esa clientela que puede que sea ocasional, pero que pueda llevarse, por ejemplo, algún artículo vinculado con el crossfit que él mismo practica.

«Hace poco hubo una manifestación para pedir que no se trabajara los domingos. ¡Ojalá pudiera permitirme no tener que venir a la tienda en días festivos! ¡Poder irme con mis hijas a cualquier sitio, yo qué sé, a Senda Viva! Pero necesito pagar el alquiler, aprovechar fechas como éstas de Semana Santa en las que hay mucha gente y más oportunidades de vender».

El pequeño comercio puede abrir sus establecimientos en festivos, un fenómeno propio de tiendas de alimentación en toda la ciudad y de tiendas de ropa y recuerdos en la Parte Vieja. Este año, la asociación de comerciantes Donostisshops ha promovido una campaña en la que se animaba a las tiendas de diferentes ramos a abrir.

«Tenemos que aprovechar estos días porque en muchos casos nos resuelve la temporada»

Cuarenta se sumaron a las que lo hacen de forma habitual y algunos trabajan estos días santos con la sorpresa agradable de que su oferta tenía éxito entre los visitantes. En la tienda Leclerc, la histórica sombrerería de la calle Narrika de la Parte Vieja de San Sebastián, José María, su propietario, abría por primera vez en Semana Santa, porque cree que es necesaria una visión más moderna de las oportunidades comerciales que la que podía tener su madre, ya fallecida. «Veo que casi todas las tiendas del barrio están abiertas y me ha sorprendido la cantidad de gente que ha entrado a la tienda». Tal vez fuera por ese cartel de 'winter sales', pero en Leclerc se hablaba sobre todo en inglés. Y para quien crea que aprovechar estas oportunidades santas es propio de nuevos negocios, una de las tiendas más antiguas de la ciudad, Ponsol, también en la Parte Vieja, abrirá hoy, rompiendo una larga tradición. A juzgar por la expectación que estos establecimientos despertaban ayer entre los visitantes, puede que las ventas sean lo que los comerciantes esperan.

Aunque como explica Natalia, de Hogar Blanco en la plaza de la Bretxa, «nunca se sabe». Ella sacó los expositores de sus camisas y camisetas a la calle, como también se pretendía desde Donostisshops, aunque no es la primera vez que lo hace. «¿Cómo no vamos a abrir en Semana Santa? Llevamos haciéndolo desde hace mucho tiempo porque, al menos aquí, en la Parte Vieja, compensa. Hacemos el año, porque el invierno en muy duro, y estos días, junto al verano, son los que nos permiten seguir con el negocio».

Tampoco la zapatería que regenta Mabel ha desaprovechado nunca las fechas en las que los turistas o visitantes toman las calles, porque sabe que mucha gente se asomará a su escaparate. «Son fechas buenas para vender», afirma, mientras saca una caja de botas que le solicita una clienta. Junto a su tienda, una pareja saca una foto a la barra abarrotada del Borda Berri. Más allá, en el Boulevard, dos parejas que dicen ser de Zaragoza se deleitan con el producto de la marisquería, aunque no se animan a entrar. Las tiendas de ropa de la calle Hernani también están abiertas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos