Donostia cobrará los rescates cuando haya alertas

Los destrozos del oleaje en el Paseo Nuevo de San Sebastián. / DV

Doce personas han sido sancionadas por saltarse el precinto de seguridad y deberán pagar 200 euros. Donostia anuncia que cobrará los posibles rescates cuando hay alertas en la costa

SONIA ARRIETA

Había mucho temor por lo que podía pasar esta pasada madrugada en la costa guipuzcoana debido al fuerte temporal de olas que azota estos días todo el litoral cantábrico y que obligó a activar una alerta naranja que ha finalizado a las once de esta mañana. Una primera valoración realizada a primera hora de la mañana apunta a que finalmente no se han producido graves daños.

Doce personas han sido sancionadas por saltarse el precinto de seguridad y deberán abonar una multa de 200 euros. Por otra parte, el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha afirmado este jueves que el equipo de gobierno ya tiene decidido cobrar los costes que suponen los posibles rescates realizados cuando se activan las distintas alertas por oleaje en la costa, pero que es una medida que requiere un cambio de normativa y que, por lo tanto, van a tener que realizar la tramitación pertinente.

El Ayuntamiento de San Sebastián ha informado de que, en principio, todo apunta a que en el Paseo Nuevo los destrozos no han sido muy importantes, aunque previsiblemente seguirá cerrado durante todo el día. Fuentes municipales han indicado que hay algún banco desplazado de lugar por el embate de las olas y pequeños daños en la barandilla. A las 10 de la mañana se han personado los técnicos para realizar una valoración. También los bomberos del parque de Donostia han destacado que esta noche no han tenido que realizar ningún servicio por el temporal.

La Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa ha subrayado, por su parte, que las actuaciones realizadas por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en el Paseo Nuevo "han evitado que las olas causen grandes daños en la Parte Vieja, como ha sucedido anteriormente".

Asismimo, esta mañana la carretera costera N-634 ha sido reabierta al tráfico entre Zarautz y Getaria tras haber sido cerrada durante cuatro horas, de 4.30 a 8.30 horas, debido al temporal. En esta vía dos jóvenes resultaron heridas leves después de que una gran ola impactara contra el autobús interurbano en el que viajaban.

El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco ha ampliado hasta el viernes las alertas por riesgo para la navegación y por impacto de olas en la costa. Este jueves sigue la alerta naranja por olas de hasta de 5 metros y ya durante la tarde volverá a activarse el aviso amarillo por la misma causa entre las 17:00 y las 19:00 horas, durante la pleamar. El viernes seguirán activados los avisos amarillos por riesgo para la navegación durante todo el día, con olas de hasta 4 metros, y por impacto en la costa entre las 05:00 y las 07:00 horas.

El alcalde anuncia dos multas más

Una donostiarra se queja de que la zona no estaba debidamente delimitada, y considera que tanto ella como las otras diez personas fueron multadas injustamente. «La valla estaba tirada en el suelo, y el cordón policial también», afirma Maite, quien añade que en ese momento «la marea estaba baja y no había un oleaje peligroso». «Una valla que se cae no me parece una medida adecuada para cortar un paso», añade.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha hecho público un tuit en su cuenta de Twitter en euskera en el que ha confirmado las diez sanciones de ayer y ha señalado que esta mañana se han puesto otras dos. "Desgraciadamente todavía hay personas que no entienden que hay peligro".

La sanción que tendrán que abonar asciende a los 200 euros, aunque esa cantidad se podrá rebajar hasta los 97 si se paga antes del próximo 7 de febrero. «La policía no me dio ninguna explicación, más que en su opinión la valla indicaba perfectamente que no se podía pasar. Si tan peligroso era debería haber un municipal vigilando, pero solo vinieron para multarnos». No obstante, la donostiarra se decidió a recurrir la multa horas más tarde. «En unos días me darán la resolución», dice Maite sin muchas esperanzas. «Espero que con lo que recauden reparen la carretera que pasa delante de mi casa, que está llena de baches», reclama.

Olas en el litoral guipuzcoano

La pleamar de la tarde de ayer trajo grandes olas al litoral guipuzcoano, donde algunas incluso llegaron a superar los 10 metros de altura. La estación oceáno-meteorológica de Pasaia registró la ola más alta sobre las cuatro de la tarde, con una altura de 9,8 metros. Un oleaje que obligó una vez más a cortar carreteras y pasos cercanos a la costa, como la N-634 entre Zarautz y Zumaia, donde las olas invadieron la vía, llegando incluso a romper el cristal de un autobús de Lurraldebús, incidente en el que dos jóvenes resultaron heridas.

En San Sebastián, el Paseo Nuevo y el espigón de la Zurriola permanecieron cortados, así como el acceso al Peine del Viento, que tras el incidente del medidía estuvo vigilado por una patrulla de la guardia municipal durante el resto de la jornada. Accesos que se han mantenido cerrados hasta que ha remitido la alerta naranja a las 13.00 horas , cuando se ha rebajado hasta amarillo. Ese nivel estará activo hasta mañana a las 00.00 horas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos