La ocupación de los pisos turísticos regulados cae un 3% en Gipuzkoa

Aparture achaca la caída de 1.427 pernoctaciones a una menor llegada de turistas que en 2016, cuando se lograron cifras «puntuales de récord»

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

El turismo se ha convertido en el tema por excelencia del verano. Las cifras de récord registradas en Gipuzkoa, y más concretamente en Donostia, en 2016 fueron la chispa que necesitaban algunos colectivos para encender la mecha un año después. Ahora, con el sector turístico en su conjunto en el punto de mira van llegando nuevos datos que no hacen sino contradecir otros ya publicados, y que no terminan de aclarar el punto exacto en el que se encuentra Gipuzkoa.

Si junio terminó con un aumento del 3,5% en la entrada de turistas en el territorio, que en el caso donostiarra incrementaba al 5,2%, todo parece indicar que julio seguirá la misma tendencia, que aunque leve, sí superará la llegada de visitantes del pasado año. No obstante, la percepción a pie de calle es justo la contraria: una aglomeración menor. Un hecho que, por otro lado, se correspondería con las cifras de ocupación registradas durante el mes de julio, que según anunció Hoteles de Gipuzkoa cae un 8% en su caso, y que los pisos turísticos regulados que gestiona la Asociación de Apartamentos Turísticos de Euskadi, Aparture, han padecido de forma más leve con un descenso del 3% o lo que en proporción es lo mismo, 1.427 pernoctaciones menos. En su caso, la estancia media bajó también ligeramente y pasó de 6,14 a 6,02 días.

Desde la agrupación de viviendas regladas, su presidente Asier Pereda achaca esta «leve» caída a un «cambio de tendencia» y a un posible «agotamiento» del destino «que ya alcanzó su récord el año pasado». Un argumento que se ajustaría a los datos con los que cuenta el portal Airbnb que, pese a que las cifras fluctúan semanalmente, también ha reducido el número de propiedades anunciadas respecto a 2016, con 2.114 inmuebles a finales de junio, frente a las 2.166 del año anterior.

«El descenso de este año puede ser consecuencia de un agotamiento del destino», señala Pereda

¿Hay menos turistas? ¿La ocupación baja por la proliferación de pisos ilegales? ¿Se reduce el número de pisos publicitados? Con este maremágnum de datos, estadísticas y sensaciones, el sector espera a que llegue final de mes para poder contar con los datos oficiales de entrada de viajeros y poder analizar así el punto exacto en el que está Gipuzkoa este 2017. Entre tanto, el registro que puso en marcha el Departamento de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno Vasco hace prácticamente un año, con la aprobación de la nueva ley de Turismo, sigue engordando la lista de viviendas inscritas en San Sebastián.

A 20 de julio, el número de inmuebles destinados a uso turístico que optaron por darse de alta en el sistema autonómico ascendió a 854, frente a las 826 de junio. No obstante, esta tendencia creciente de la capital guipuzcoana no se puede extender al resto del territorio, porque el pasado mes de junio había 1.179 pisos turísticos legales y a finales de julio, 117 en total se dieron de baja.

La cifra

854 viviendas para uso turístico
están regulados en Donostia, según el registro del Gobierno Vasco a finales de julio. Si la cifra en la capital guipuzcoana sube respecto a junio, el dato global a nivel guipuzcoano baja y pasa de los 1.179 a 1.062 pisos turísticos.

Más

Fotos

Vídeos