La obra de mejora de la conexión entre Deba y Mutriku arrancará en otoño

Fotomontaje del aspecto de la calzada y el paseo peatonal que parte de la playa de Ondarbeltz./
Fotomontaje del aspecto de la calzada y el paseo peatonal que parte de la playa de Ondarbeltz.

La Diputación aprueba las respuestas a las alegaciones del proyecto y confirma que ejecutará un carril bici de tres metros de anchura

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Va a ser uno de los hitos más esperados en la red viaria costera de Gipuzkoa. Este año, tras décadas de proyectos truncados, arranca la obra de mejora de la carretera que une Deba y Mutriku. Ampliará el ancho de su calzada hasta los tres metros y suavizará las curvas y los puntos más problemáticos del recorrido. La actuación incluye, de paso, la construcción de un paseo peatonal. La ejecución del proyecto, con un presupuesto de 11 millones de euros, dará comienzo en otoño y tendrá una duración prevista de 14 meses.

El Consejo de Gobierno de la Diputación de Gipuzkoa aprobó ayer la respuesta a las trece alegaciones presentadas al proyecto y confirmó que, a petición de las Juntas Generales, «en los tramos en los que, técnica, jurídica y económicamente sea viable, se incorporará al proyecto un carril-bici, a través una franja de coexistencia ciclista-peatonal de tres metros de ancho que será costeada por el departamento de Infraestructuras Viarias». Esta mejora, matizó ayer la Diputación, estará sujeta «a los impedimentos impuestos por la orografía y la Ley de Costas».

La cifra

11 millones.
Es el presupuesto estimado del proyecto de mejora de la carretera que une Deba y Mutriku, incluyendo una franja de coexistencia ciclista-peatonal de tres metros de ancho. La partida queda lejos de los 80 millones a los que ascendía el proyecto trazado en 2003 tras un proceso de participación.

La primera curva partiendo desde Deba, la de Ipitxarri, será suavizada robando un trozo al monte de manera que se abre el ángulo de un giro hasta hoy muy cerrado. En la misma zona, se procederá a acometer acciones de sostenimiento del monte. Más arriba, llegando ya a Mutriku, se encuentra el punto más conflictivo: el de la punta de Alkolea, con otra curva cerrada con carretera estrecha. La solución consistirá ahí en cavar un túnel antes de que la carretera gire a la derecha hacia el mar y evitar así el sinuoso curveo actual. Tendrá una longitud de 80 metros, rectos todos ellos, que atajará la entrada a Mutriku.

El proyecto contempla sujetar el talud del monte que queda en medio de estos dos giros y renovar su vegetación. La carretera que va subiendo hasta el último municipio de la costa guipuzcoana también quedará salpicada por pequeños aparcamientos que podrán dar cabida a unos dieciocho vehículos, una necesidad que se venía evidenciando con el auge de turistas por la zona.

Conexión con el hospital

Pero sin duda una de las actuaciones más atractivas para el ciudadano será la habilitación de un paseo peatonal que unirá la playa de Ondarbeltz de Deba con la entrada de Mutriku. Transcurrirá en voladizo en los sitios donde no haya espacio en la explanación actual. Similar al que une Zarautz y Getaria.

El proyecto suaviza las curvas, traza un túnel llegando a Mutriku y genera plazas de parking

El paseo peatonal transcurrirá en voladizo en los sitios donde no haya espacio en la explanación

El desembolso, pese a su importancia, no llegará a las cifras barajadas en planes anteriores. En 2003, tras un proceso de participación ciudadana, se propuso un proyecto cuyo coste se elevaba a 80 millones, y en 2014 la redacción de otra alternativa dejaba el precio en 20 millones. Según fuentes forales, «se ha demostrado que las alternativas que discurren por Kalbariogaina-Sasiola-Astigarribia (Gi-3230), además de generar afecciones ambientales severas, o resultar poco funcionales, tienen algo en común: su elevadísimo coste».

Pese a no ser un proyecto tan ambicioso como otros anteriores, la Diputación confía en que la reforma del trazado permitirá mejorar «de forma sustancial» el acceso de los mutrikuarras tanto a la rotonda de Gipuzkoa -la red de vías de alta capacidad- como al Hospital de Mendaro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos