El objetivo, ampliar un 'colegio' que se ha quedado pequeño

La mayoría de la treintena de ikastolas de Seaska se encuentran en Lapurdi, donde se concentra el grueso de la población de Iparralde. Mientras tanto el interior, la tradicional plaza fuerte del euskera, se sigue despoblando. Baja Navarra y Zuberoa se van quedando sin niños, las escuelas públicas van cerrando sus puertas. Las ikastolas son la excepción. Siguen surgiendo nuevas, incluso en localidades que se habían quedado sin escuela. Esa dinámica, impulsada «por un creciente compromiso con el euskera por parte de las familias», ha ido aportando alumnos a los niveles superiores, y el 'colegio' (centro en el que se estudia el primer ciclo de Secundaria) Manex Erdozaintzi Etxart, de Oztibarre, que acoge a los alumnos del interior, se ha quedado pequeño. A su ampliación se destinarán los fondos que se recauden mañana en Herri Urrats.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos