El nuevo sistema de prestaciones de dependencia en Gipuzkoa entrará en vigor el 1 de enero

El nuevo sistema de prestaciones de dependencia en Gipuzkoa entrará en vigor el 1 de enero

La Diputación introduce cambios respecto a la propuesta inicial, entre ellos eleva las cuantías a los dependientes de grado II y III y exime a los cuidadores familiares de más de 75 años de realizar la formación

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ

El nuevo sistema de prestaciones de dependencia en Gipuzkoa entrará en vigor el 1 de enero. El consejo de gobierno foral ha aprobado este martes el decreto en el que se han introducido cambios respecto a la propuesta inicial presentada por el departamento de Políticas Sociales que dirige la jeltzale Maite Peña.

El decreto establece un nuevo sistema de cuantías, que varían entre los 154 euros y los 834, en función del tipo de prestación y del grado de dependencia. Respecto a la propuesta inicial, se han elevado las cantidades a los dependientes de nivel II y III. Las cifras definitivas suponen un mayor desembolso del previsto y la Diputación destinará finalmente 4,4 millones más a las prestaciones, hasta un total de 63 millones al año. Con la anterior propuesta, la factura se iba a elevar en 3,6 millones.

Ayudas máximas a partir del 1 de enero

DependenciaCuidados en el entorno familiarAsistencia personalVinculada a Servicio (residencia)
Grado I154 euros300 euros300 euros
Grado II338 euros464 euros800 euros
Grados III424 euros834 euros800 euros

En el proceso participativo abierto, en el que se han admitido alegaciones de partidos políticos, ayuntamientos, asociaciones y particulares, también se ha decidido eximir de la obligación de realizar un cursillo básico de cuidados a las personas cuidadoras que tengan más de 75 años. Ese cursillo deberán hacerlo los cuidadores familiares que pidan la prestación a partir del 1 de enero, pero no los que ya la están cobrando.

Los cambios a partir del 1 de enero

Cuidados familiares
La prestación no se dará si la persona cuidadora tiene 85 años o más y la persona dependiente está valorada en grado II y III. Tendrán un año de plazo para adaptarse a este requisito. Podrán o bien solicitar otro tipo de prestación o determinar un cuidador familiar de menor edad. Las nuevas personas beneficiarias deberán acreditar formación en cuidados en el plazo de seis meses. Se exime a los cuidadores de 75 o más años. El cursillo tendrá una duración de 16 horas, dentro del programa Sendian, que hasta ahora ha sido voluntario, pero con poca demanda. Por primera vez se hará un seguimiento a las ayudas concedidas con una visita anual a los hogares por parte de los servicios sociales. El objetivo es doble, tanto controlar el destino de la prestación como velar por la calidad de los cuidados. El modelo se está diseñando con la asociación de municipios Eudel.
Asistente personal
Se requerirá a los cuidadores contratados acreditar una formación, con excepciones por edad y experiencia laboral, siguiendo los criterios acordados con el Ministerio y las comunidades.
Vinculada al servicio
Se suprime el requisito de tres meses en lista de espera para poder acceder a la prestación. El objetivo es que se pase de los 180 titulares actuales a unos 300. Se aumentan las cuantías hasta los 800 euros máximo para los dependientes del grado II (moderados). La persona dependiente podrá mantenerse en la plaza privada aun cuando haya disponible una plaza publica. Seguiría cobrando la prestación.

Además, se ha ampliado el plazo de seis meses a un año para que los dependientes que cobran la prestación por el cuidado familiar (PECE) y estén siendo atendidos por personas de más de 85 años puedan adaptarse a la normativa. El cambio les obliga o bien a tener un cuidador familiar de menor edad o bien a contratar a una persona ajena y poder recibir la prestación por asistencia personal (PEAP), el modelo por el que apuesta la Diputación.

En total, 9.333 de un total de 16.000 perceptores se beneficiarían del aumento de cuantías. Son seis de cada diez, ha destacado la diputada Maite Peña en una rueda de prensa, acompañada del portavoz foral, Imanol Lasa. La cantidad aumenta 45 euros de media. Por el contrario, tres de cada diez perceptores perderán una media de 35 euros de media y el 10% seguirá cobrando igual que ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos