Un nuevo centro para mujeres maltratadas

El programa Elkar Ekin, convertido en una de las apuestas sociales del gobierno foral para esta legislatura, abarca un amplio abanico de medidas, que no solo tienen que ver con la inserción laboral de las personas en exclusión. Una de las apuestas que se materializarán en los próximos meses será un nuevo centro para atender a mujeres maltratadas, que contará con 9 plazas. «Pero lo importante no es tanto lo cuantitativo, sino lo cualitativo», remarcó la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña. La idea es ofrecer una cartera de servicios que completen la atención a las víctimas en los aspectos en los que se aprecien carencias de tipo psicológico, económico y social. El compromiso del departamento también pasa por continuar con el despliegue en Gipuzkoa del programa de viviendas para personas sin techo 'Housing First' o por diseñar recursos de atención para personas en exclusión con algún tipo de enfermedad mental, entre otras iniciativas.

En el fondo late una nueva cultura de la atención, subrayaron los asistentes, en el que se da más protagonismo y participación a las personas usuarias. «Es importante que tengan voz y que se les oiga. Lo decimos desde la autocrítica, porque tienen que ser ellos quienes decidan cuáles son sus proyectos de vida y no cuáles son los nuestros para ellos», dijo Javi Sancho, de la Fundación Emaús que reclamó más recursos y apoyos para seguir avanzando en ese camino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos