Una nueva técnica permite reducir la obesidad «por la boca»

El doctor Juan Ignacio Arenas, especialista en aparato digestivo de la Policlínica Gipuzkoa./MICHELENA
El doctor Juan Ignacio Arenas, especialista en aparato digestivo de la Policlínica Gipuzkoa. / MICHELENA

El Aula de Salud aborda hoy los últimos avances para combatir los kilos de más. Policlínica Gipuzkoa ha incorporado a su servicio la técnica Apollo, que reduce los kilos de más de forma endoscópica «con buenos resultados»

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

¿Tiene usted sobrepeso y quiere deshacerse de esos kilos de más que le lastran en su vida diaria? En ese caso quizá le interese darse una vuelta esta tarde por el Aula de Salud que tendrá lugar a las 19.30 horas en el Aquarium donostiarra. Allí, especialistas de QuirónSalud explicarán cuáles son los tratamientos más novedosos para decir adiós a la obesidad de forma eficaz. También presentarán la técnica Apollo, recientemente incorporada por Policlínica, «que consiste en la sutura mediante una endoscopia por dentro del estómago», según explica el doctor Juan Ignacio Arenas, especialista del aparato digestivo de Policlínica Gipuzkoa.

«La principal ventaja que tiene es que utilizamos orificios naturales», explica el médico. «El orificio de entrada va a ser la boca, como en una gastroscopia normal», por eso es una técnica con menos complicaciones, al no requerir de incisiones. El tiempo de recuperación también será más corto. «En 24 horas los pacientes están en su casa sin apenas efectos secundarios y en una semana pueden hacer vida normal».

«Se hacen puntos internos de cara a achicar el estómago y que el paciente note sensación de saciedad, que no tenga hambre y pueda llevar una dieta en condiciones para perder peso, que es el objetivo principal de esta técnica», abunda el doctor Arenas.

Se trata de un método que está indicado en pacientes con una obesidad de grado 1, es decir, «con masa corporal por encima de 30, en los cuales no está recomendada la cirugía, o incluso en los que la cirugía está directamente contraindicada», afirma el especialista de Policlínica Gipuzkoa.

«Incorporar la técnica Apollo supone poder ofrecer una ayuda más para perder peso a muchas personas que no tienen la capacidad de hacerlo con los métodos actuales, como las dietas o el ejercicio», considera el doctor, que añade que «en otros lugares ya se ha visto que hay resultados -por lo menos con dos años de evolución- en los que se consiguen pérdidas de peso importantes».

En Policlínica Gipuzkoa han intervenido hasta la fecha a unas seis personas con esta técnica por lo que, al contrario de lo que suele ser habitual en las Aulas de Salud en las que se narran las experiencias particulares de varios pacientes, en este caso no será posible porque «Apollo lleva implantándose menos de tres meses en Gipuzkoa». Sin embargo, los doctores explicarán que la intervención dura «entre una hora y media y dos horas y, al día siguiente, si hay tolerancia a los líquidos, los pacientes se van a casa».

En el Aula de Salud de esta tarde, con entrada libre hasta completar el aforo, los especialistas de Policlínica Gipuzkoa expondrán todo el abanico de posibilidades que ofrecen para tratar a pacientes con obesidad y presentarán vídeos de cómo se realiza la técnica Apollo, «que es la más novedosa y la que más futuro tiene. Sin olvidar, eso sí, el resto de técnicas endoscópicas que empleamos», apunta Arenas.

«Se hacen puntos internos para achicar el estómago y que el paciente note sensación de saciedad»

«El balón gástrico hay que retirarlo al año y la mayoría de las personas vuelven a ganar peso de nuevo»

Entre esas otras está el balón intragástrico, que consiste en inflar un balón dentro del estómago «y así generamos sensación de saciedad», argumenta el especialista, «pero es algo temporal porque a los 6-12 meses hay que quitarlo y, una vez retirado, la mayoría de las personas vuelven a ganar peso». Por eso mismo, una de las virtudes que tiene Apollo es que «se ve que la pérdida de peso se mantiene en el tiempo».

Los pacientes que se someten a esta técnica tienen que llevar una dieta líquida durante las tres primeras semanas para evitar que el estómago se abra, hasta que se asientan los puntos. «Algunos nos comentan que tienen algo de hambre, pero es normal ya que solo están ingiriendo líquidos», sostiene el doctor. «La mayoría de los que hemos intervenido hasta ahora se encuentran aún en esa primera fase, la del líquido, y luego pasarán al alimento pasado por la 'turmix'. Pero el primer paciente que se sometió a esta técnica en la Policlínica ya ha empezado con alimentos sólidos y los está tolerando bien y perdiendo peso de forma adecuada, incluso más de lo esperado», valora el doctor Arenas.

«Se mantiene la pérdida»

Los porcentajes de pérdida de peso son muy similares a los que se obtendrían con una cirugía de la obesidad, «con pérdidas muy importantes entre el primer mes y el sexto, que continuarían hasta completar el año, logrando después un mantenimiento, algo que no conseguían otras técnicas mínimamente invasivas», reitera el especialista del aparato digestivo.

Además, con esta técnica se pueden tratar otras complicaciones que hasta el momento tenían difícil solución desde el punto de vista quirúrgico, «como cerrar agujeros, es decir, perforaciones digestivas; cerrar fístulas, comunicaciones con otros órganos o partes del intestino; y para fijar material a nivel digestivo, como puede ser la colocación de prótesis», afirma el doctor.

«Para el éxito en todas las técnicas de obesidad, tanto por vía endoscópica o cirugía, es fundamental que haya un equipo multidisciplinar, en el cual están integrados: endocrinos, nutricionistas, psicólogos, digestivos y cirujanos. En Policlínica Gipuzkoa, disponemos de todas las ramas del equipo multidisciplinar posibles en un tratamiento de la obesidad y eso va a ayudar a tener éxito en esta patología», concluye el especialista.

Fotos

Vídeos