La noche de agosto más fría desde 2009

Se formaron charcos en el paseo de La Concha. / USOZ

En Hondarribia se midieron ayer 15º, mientras que en las campas de Urbia se registraron 7º

JAVIER PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

Cada vez son más los que piensan que el verano ha dado ya todo de sí. Incluso voces expertas creen que los días de calor han terminado. Es posible que sea una exageración... O puede que no. De momento, el verano no está haciendo precisamente honor a lo que se espera de la estación. Después de un julio lleno de contrastes, con dos golpes de calor y 17 días de precipitación, aunque solo cayeron 48 litros, el mes de agosto ha tenido un comienzo extraño. Si bien durante la primera semana predominaron los cielos claros y las temperaturas fueron agradables, las tornas han cambiado. Y de qué forma. Es como si de repente, en plena canícula -el periodo del año en el que más aprieta el calor- se hubiese colado el otoño. Ayer, se registraron temperaturas mínimas totalmente inapropiadas para la época y aunque no se batieron récords, se aproximaron. En el refugio de Urbia, con apenas 7 grados en el exterior, encendieron la chimenea baja.

En el observatorio del monte Igeldo, según datos facilitados por Margarita Martín, delegada de Aemet en Euskadi, se midieron durante la noche 14,4 grados, la cuarta temperatura más fría de las últimas nueve décadas registrada un 9 de agosto. Solo se ve superada por la de 2009, con 14,3º, y la 1984, con 14,2º. En 1979 se igualó el dato de ayer. Hay que remontarse hasta 1977 para registrar la mínima histórica en un mes como el presente, que fue de 9,4 grados.

En Hondarribia se dio una situación parecida. El centro meteorológico del aeropuerto registró 15 grados, lo que le sitúa en la noche más fresca de los últimos diez años. Otros 9 de agosto fríos fueron los de 1966 con 10,6º y 1965, con 11,2º. La mínima histórica data de agosto de 1960. Entonces llegaron a 8,8º.

Pero la madrugada no solo fue anormal en cuanto a temperaturas en la franja costera. También refrescó y mucho en el interior, y en algunas zonas incluso puede decirse que hizo hasta frío. Y si no, que se lo pregunten a quienes regentan la fonda de Urbia, situada a 1.100 metros de altitud. «En el termómetro que tenemos en el exterior, pero a resguardo, a las ocho de la mañana hemos medido 8º. No obstante, un pastor que ha venido luego me ha comentado que en el coche le había marcado 7 grados», explicaron desde el refugio, donde tenían la chimenea encendida. «Cuando entra la gente, al principio, se extraña por la presencia del fuego, pero luego lo agradece», indicaron.

Aunque sin llegar al extremo de Urbia, la noche fue también otoñal en otras comarcas de Gipuzkoa. En Zumarraga se midieron 11 grados, 11,4º en Elgeta y 11,1º en Aramaio. En el Goierri llegaron a 13,2º.

10 litros en Hondarribia

Durante el día, las máximas apenas sobrepasaron los 20 grados en la costa. Esta medición se realizó en los escasos ratos en los que lució el sol. En el interior, oscilaron entre los 15 y 18 grados.

Además, la jornada estuvo condicionada por el viento que acentuó todavía más la sensación de frío, y con precipitaciones. En Igeldo se recogieron 4,1 litros de lluvia, mientras que en Hondarribia se registraron 10 litros.

Se prevé una clara mejoría para el sábado que se prolongará también al domingo

Esta situación se mantendrá aún unas cuantas horas más. Hoy, todavía, continuarán el flujo del noroeste, según explica Margarita Martín. «Van a seguir cayendo chubascos y lluvia, sobre todo en Bizkaia, en Gipuzkoa y en el extremo norte de Álava, donde las temperaturas todavía bajarán algo más. En el litoral, las mínimas se quedarán en torno a los 12 grados, mientras que las máximas, como mucho, llegarán a 20º».

Para mañana se prevé sirimiri en la costa, por lo menos hasta primeras horas de la tarde. «Luego escampará, aunque posiblemente no terminen de abrirse grandes claros», precisa la meteoróloga.

Sol para el sábado

El sábado la situación, por fin, cambia. Sale el sol y se producirá una subida generalizada de las temperaturas. Las lluvias desaparecerán y el viento será flojo y variable. «Las máximas ascenderán hasta los 33 grados. Se podrá ir a la playa», afirma la meteoróloga.

El domingo habrá una nueva subida del termómetro. El mercurio alcanzará los 25º y en Álava, según en qué zona, pueden llegar a los 30º. A última hora, asimismo, podrían registrarse tormentas al este del territorio alavés.

«Y para la Semana Grande se instala la inestabilidad. Aunque queda todavía bastante tiempo, el día de la festividad de la Virgen se presenta tormentoso», señala Martín.

Gipuzkoa debería estar acostumbrada a veranos como el presente. Son relativamente habituales a orillas del Cantábrico. Hace diez años, solo entre julio y agosto hubo 37 días de precipitación. En agosto cayeron 277,5 litros por metro cuadrado, de los que 131 se midieron en un sola jornada, la del 23. La tromba provocó inundaciones en carreteras y huertas, y hubo desprendimientos en Gipuzkoa, Navarra y País Vasco francés. Esos 277 litros recogidos en Igeldo convirtieron al mes en el quinto agosto más lluvioso desde 1928.

Aquel mismo año, en Hondarribia se recogieron 231 litros y fue el cuarto agosto más lluvioso, mientras que en Bilbao fue el tercero más húmedo desde 1947, solo por debajo de los agostos de 1983, el de las graves inundaciones, con 627 litros, y el de 1963, cuando se midieron 215 litros.

¿Y qué decir del verano de 2011? En los meses de julio, agosto y septiembre se recogieron 446 litros de lluvia en Igeldo y 570 en Hondarribia. La mayor parte cayó en julio. Fue un mes excepcional en el que se batió la marca de jornadas de lluvia en el observatorio situado en el aeropuerto guipuzcoano, con 21. En total se recogieron 261,7 litros. Los registros en Igeldo fueron igualmente relevantes. En el pluviómetro de la estación se totalizaron 179,2 litros, cuando la media es de 88.

Mucho más alejado en el tiempo está lo acontecido en 1977, un ejercicio al que históricamente se le conoce como el «año sin verano», ya que en el tercio norte de la península las temperaturas que se midieron entre julio, agosto y septiembre no llegaron a los valores medios.

Más

Fotos

Vídeos