El TS niega una indemnización que la familia del asesino de Amaia Azkue pedía a su seguro

Flores en el lugar donde apareció el cadáver de Amaia Azkue./ELI AIZPURU
Flores en el lugar donde apareció el cadáver de Amaia Azkue. / ELI AIZPURU

El padre solicitó 150.000 euros y argumentó que la póliza de hogar recogía la responsabilidad civil derivada de actuaciones de hijos menores

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

El Tribunal Supremo ha echado por tierra las pretensiones de los padres de Ander Etxeberria, autor del asesinato en 2011 de Amaia Azkue, que exigían a la compañía aseguradora de su hogar el pago de 150.000 euros por las indemnizaciones que tuvieron que pagar por el crimen perpetrado por su hijo, entonces menor de edad. El Alto Tribunal, en un reciente auto, no ha admitido el recurso interpuesto por la familia, que pretendía la revocación de una sentencia de la Audiencia de Gipuzkoa que les denegó la razón, y la confirmación de otra resolución anterior de un juzgado de Azpeitia que ya condenó a la aseguradora a abonarle la suma íntegra.

El proceso judicial que ahora ha resuelto el Tribunal Supremo tiene su origen en una reclamación que los padres de Ander Etxeberria formularon en los tribunales tras la condena impuesta a su hijo. La Audiencia Provincial sentenció al joven a diez años de internamiento en régimen cerrado en el centro de menores Ibaiondo de Zumarraga, ya que cuando cometió el hecho tenía 17 años. El chico fue declarado responsable de un delito de asesinato y, además, autor de otro de robo con intimidación, sustracción de vehículo a motor y también de un delito contra la seguridad vial, después de que el día del crimen condujera el coche de Amaia Azkue sin tener carné de conducir.

Asimismo, se le impuso una orden de alejamiento y se le sentenció a indemnizar a los familiares de la víctima con una suma total de 922.000 euros, al tiempo que declaró la responsabilidad civil solidaria de los padres del acusado.

Un juzgado de Azpeitia dio la razón inicialmente a los progenitores y condenó a la aseguradora

Tras este fallo, la familia Etxeberria satisfizo íntegramente las indemnizaciones pero inició un proceso de reclamación contra la compañía aseguradora Zurich, con quien tenía suscrita una póliza «seguro de confort-combinado hogar» que contemplaba responsabilidades civiles derivadas de acciones realizadas por miembros de la familia, entre ellos los hijos menores de edad.

De esta manera, como quiera que Ander no alcanzaba la mayoría de edad cuando dio muerte a Amaia Azkue, los padres reclamaron a la compañía una suma por el desembolso económico que tuvieron que realizar para abonar las indemnizaciones acordadas por la autoridad judicial dirigidas a compensar a los herederos de la mujer asesinada.

La demanda entró en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Azpeitia que, en agosto de 2014, fue estimada en su totalidad, por lo que se condenó a la aseguradora a abonar al padre 150.260 euros más los intereses legales. El órgano judicial estimó que el derecho amparaba la reclamación de los progenitores.

Sin embargo, el fallo fue recurrido ante la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa por la compañía de seguros, representada en el proceso por el letrado Carlos Peregrina. Cuatro meses después, el tribunal guipuzcoano revocó el fallo anterior, dio la razón a la compañía y rechazó la demanda formulada por los padres. Estimó que la conducta «intencional y dolosa» de Ander no era objeto de cobertura.

Si la primera resolución favorable a los padres fue recurrida ante la Audiencia por la aseguradora, tras la segunda sentencia fueron los progenitores quienes acudieron al Tribunal Supremo en busca de un fallo que les diera la razón. El Alto Tribunal, sin embargo, no ha admitido el recurso extraordinario por «infracción procesal» que se interpuso. De esta forma, la Sala de lo Civil, ni siquiera ha entrado a valorar el fondo del asunto y declara firme la sentencia de la Audiencia que da la razón a la compañía y deniega la indemnización a los padres.

En régimen cerrado

Ander Etxeberria continúa en Ibaiondo, aun cuando ya cuenta con 24 años. Su estancia en un centro de menores obedece a una decisión acordada el pasado mes de junio por la titular del Juzgado de Menores de San Sebastián, María José Rúa.

Aunque Ander va a cumplir seis años privado de libertad, la magistrada decidió no variar su situación que seguirá siendo la de «régimen cerrado». El joven se entregó la víspera de cumplir 18 años, cinco meses después de perpetrar el crimen. El acusado, por lo tanto, estuvo sujeto a la jurisdicción especial para menores y pese a que cuando fue juzgado y luego sentenciado era ya mayor de edad, la autoridad judicial acordó que cumpliera la pena en el centro de Zumarraga. Por ello, la medida ha de ser revisada anualmente.

Su situación podría modificarse siempre y cuando la respuesta del menor no fuera la adecuada al programa establecido. Sin embargo, los informes elaborados por el equipo psicotécnico y el servicio judicial de ejecución de medidas que han evaluado su comportamiento han destacado la evolución favorable que ha experimentado Etxeberria, de ahí que consideren que para su resocialización sería conveniente que continuara en el centro de menores.

Hace tres años, en otra vista similar, Ander Etxeberria pidió perdón a la familia de Amaia. Era la primera vez que lo hacía y fue también la primera vez que el joven admitía de manera explícita su autoría en el delito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos