«No hay negocio para tantos coches VTC, el problema es que se metan en nuestro terreno»

Pedro Rodríguez lleva cuarenta años de taxista en Donostia. / FOTOS: LUSA
Pedro Rodríguez lleva cuarenta años de taxista en Donostia. / FOTOS: LUSA

Los casi 700 taxistas de Gipuzkoa defienden su sector ante la concesión de permisos de chófer privado y piden que se estreche el control sobre estos vehículos

ARANTXA ALDAZ SAN SEBASTIÁN.

Los taxistas guipuzcoanos vienen a hablar de su libro, que diría Francisco Umbral, y, ante la concesión de nuevas licencias de Vehículo Turismo con Conductor (VTC), con las que operan plataformas tipo Uber y Cabify, sacan músculo. «Siempre preocupa que pueda llegar más competencia, pero tenemos que hablar de nosotros mismos, del servicio que prestamos, del coste de mantener una centralita las 24 horas del día, los 365 días del año con siete personas contratadas, de la garantía de tener unas tarifas aprobadas por la Administración, que no suben de precio los días de mayor demanda, o de ser fiscalmente transparentes. Todo eso son esfuerzos que la gente ignora, y que Uber y Cabify no pueden ofrecer», pregona Jesús Mari Ubarretxena.

El sector del taxi tradicional, con casi 700 licencias en Gipuzkoa, quiere plantar batalla a la irrupción de licencias VTC con sus armas y fían su futuro a diferenciarse de esta fórmula de transporte, «que no es nueva», recuerdan. En el territorio, operan desde hace años 24 taxis VTC, aquellos vehículos con chófer privado que ofrecen servicios a empresas y cada vez más a turistas, un nicho de negocio al que se han querido subir empresas y particulares en los últimos años, y el que ha desencadenado la guerra en el sector.

El vacío legal entre 2009 y 2015, hasta que la regulación estatal estableció un límite de este tipo de autorizaciones, propició un aluvión de solicitudes a las que los tribunales han empezado a dar la razón. En Gipuzkoa, la Justicia ha obligado a la Diputación a tramitar cuatro licencias VTC que había rechazado y se está a la espera de la resolución de otras 60 que también habían sido denegadas y posteriormente paralizadas por fallos en el proceso administrativo de concesión. «No hay negocio para tantos permisos VTC. El problema es que se metan en nuestro terreno y operen como taxis urbanos, que es lo que ha pasado en Madrid y Barcelona», advierte Goio Alías, presidente de la asociación guipuzcoana del taxi. «No pueden recoger clientes por la calle, pero lo hacen porque solo con el servicio privado no da», denuncia.

Además

Ese escenario, «de momento», no ha llegado al territorio, pero el sector anda con pies de plomo, porque las licencias VTC que se conceden en Euskadi pueden operar libremente en cualquier de los tres territorios. En Bizkaia, la Justicia acaba de abrir la puerta a que hasta 200 demandas sean atendidas. «¿Cuándo van a llegar a Gipuzkoa? Probablemente en días puntuales de mucho movimiento, como la Semana Grande o el Festival de Cine. El problema -insiste el presidente de Gipuzkoa Taxi- son las malas artes», de ahí que pidan un mayor control sobre la actividad, como ahora ha prometido el Gobierno central.

Euskadi contará con una mesa sectorial para abordar el futuro del taxi en el nuevo escenario

«No puede ser que unos estemos superregulados y otros estén totalmente desregulados», se queja Ángel Arribillaga. «Desde un punto de vista tecnológico, nos suelen pedir adaptarnos a los nuevos tiempos. Pero ese esfuerzo lo llevamos haciendo ya años», apunta Ubarretxena que cita, por ejemplo, la aplicación móvil Join up, para reservar taxi o compartir vehículo, que lleva seis años en servicio, pero con apenas demanda.

Pedro Rodríguez, uno de los taxistas más veteranos en activo en Donostia, con cuarenta años al volante, pide que la amenaza de las nuevas plataformas no distraiga de otros problemas que también preocupan al sector, por ejemplo, «la configuración de algunas paradas de taxi, como la del ambulatorio de Gros, en Donostia», expone. De momento, ya han logrado hablar de tú a tú con la Administración, y se ha creado una mesa sectorial en la que participarán el Gobierno Vasco, las tres diputaciones y la asociación de municipios vascos, Eudel, para abordar el lugar del sector en un mundo que no para de moverse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos